Se terminó el ciclo de Maradona

Sin grises. Así vivió, vive y vivirá Diego Armando Maradona. Embajador deportivo de Menem, colaboró con Eduardo Duhalde, es amigo de Fidel Castro, tiene buena relación con Evo Morales y acompañó al presidente venezolano Hugo Chávez, cuando Venezuela rompió relaciones con Colombia. "El techo del Vaticano está lleno de oro. Y encima el Papa era arquero. Con eso te digo todo", es su extraña visión sobre quienes mueven los hilos de la religión católica.

Luce un tatuaje del Che Guevara en su brazo derecho, detesta a Pelé, Havelange, Blatter y todo lo que gire cerca del poder de la FIFA, pero fue parte del lanzamiento del  Fútbol para Todos, junto a Julio Grondona, el vicepresidente del organismo que rige el fútbol internacional. A su lado, también estuvo Cristina Kirchner.

Sin blancos, ni negros, Maradona vivió, vive y vivirá así. De ser el mejor jugador argentino vistiendo la camiseta albiceleste pasó a ser el entrenador nacional que menos duró en su puesto, desde que César Menotti refundó la función en los años setenta. Terminó quinto en el Mundial de Sudáfrica, logró cuatro victorias al hilo, pero no se pudo contener en la antesala de los cuartos de final. "No nos metamos en la cabeza el 4-1 a Inglaterra. No nos comamos el chamuyo, la mentira de Alemania", dijo en la conferencia de prensa. La fantochada germana nos terminó goleando por 4 a 0 y nos dejó afuera de la última semana. Los que aplaudían un "nuevo Maradona", volvieron a ser los mismos de antes: "se terminó la mentira", analizaron sin tapujos.

Su ciclo tuvo puntos oscuros como el 6 a 1 con Bolivia, las derrotas en Ecuador y Paraguay y su reacción la-tenés-adentro en Montevideo. Pero también tuvo situaciones a destacar, como la clasificación ante Uruguay, el triunfo amistoso ante los alemanes y una seguidilla de victorias mundialistas que quemaron varios libros de historia. También quemó otro tipo de literatura futbolera: en el Mundial alcanzó la misma etapa que el táctico Dunga y superó a los estudiosos Capello y Lippi. "No pasa la primera ronda", era el presagio de quienes destacaban una sola virtud: la de motivador. Un mote que confirmó en Beijing 2008.

Sin medias tintas, un día lo trataron de Dios y al otro de conspirador. Alfio Basile Junior, el hijo de Coco, descargó su furia desde Twitter y contó un supuesto Golpe de Estado, motivado por Pelusa en 2008. Pasó de considerar a Juan Pablo Carrizo como "su arquero" a no convocarlo, de contar con Jonás Gutiérrez como su gran apuesta a dejarlo afuera cuando no rindió de 4. Criticó la cancha de River antes de jugar ante Brasil, pero tuvo que ir al "pisadero" para ganarle a Perú bajo la lluvia. Se peleó con Bilardo, pero se abrazó en pleno que-la-chupen y hasta pidió a Ruggeri por cadena nacional. "Obama eligió a quien quería y a mi no me quieren dar al Cabezón", se despachó en enero de 2009. Su cruce televisivo con Riquelme, le costó la (segunda) renuncia del enganche xeneize. "No me sirve que se atrase y le saque la pelota de los pies a Demichelis", fueron las palabras que le dolieron a Román.

Después de Sudáfrica, empezó la duda maradoniana. Que lo van a bancar, que él no se baja, que cuenta con el apoyo político, que sólo le van a pedir algunos cambios en su cuerpo técnico y que "si no se pudo hacer más fue fruto de su inexperiencia". Palabras que corresponden a Julio Grondona, cuando habló, una semana después de la eliminación, con el periodista Ezequiel Fernández Moores. También le contó que la intención era mantenerlo en el cargo. Un mes después, la historia es otra.

Mientras los apuntados por la cúpula de la AFA se multiplicaban, Maradona prefirió el silencio. Pero, fiel a su costumbre, le duró poco y el domingo pasado salió a aclarar los tantos en el programa El Show del Fútbol. "Si me tocan al utilero, me voy", comentó en plan mosquetero. Todos para uno y uno para todos fue la postura cuando todo parecía cocinado. Al otro día, la reunión AFA-Diego decretó su adiós. Pero, el comunicado oficial salió 24 horas más tarde.

La tarde/noche del martes 27 de julio de 2010, Diego Maradona dejó de ser el entrenador de la selección argentina. No lo echaron, sino que decidieron no renovar su contrato. La votación respetó al pie de la letra la democracia (o demos gracias) que rige en el edificio de la calle Viamonte: todos presentes, todos levantaron la mano, nadie se atrevió a vestirse de Judas. Besaron el anillo y decidieron lo que el Jefe ya había decidido el lunes, cuando Maradona no aceptó las condiciones para su continuidad. ¿El resultado?: 28 a 0. Sin grises.

Escrito por San_Felipe en miércoles, julio 28, 2010. Etiquetas , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

6 comentarios for "Se terminó el ciclo de Maradona"

  1. Sencillamente genial. Resumiste todo el ciclo de Maradona como nadie lo hizo hasta ahora.

  2. Buen resumen de un ciclo que nos dejó amarga la boca. Por que no se dice todo nunca. Por que hay complicidades, silencios, negocios y negociados que los periodistas deportivos saben o intuyen, pero no dicen... a ver si un jugador no les contesta la pregunta idiota del día.
    Diego es un show perpetuo y en movimiento. Por que si alguien no sabía que en vez de buscar a los mejores para que lo acompañen iba a buscar a los chupamedias de siempre, a los que le dicen que está todo bien (periodistas, yernos, ayudantes de campo y etc)es que carecen de percepcion de la realidad ocosas peores. Todo terminó como empezó y siguió: quilombo tras quilombo. Todo terminó como debía terminar conociendo a los protagonistas...
    Por que nadie es Dios salvo Dios. Y por que todos debemos seguir aprendizajes de sabiduría que no se saltean... Y porque no es lo mismo ser jugador que técnico. Y por que los amigos están bien pero para tomar un café, el trabajo es otra cosa...
    Y flaco favor les hace a los pibes esta historia de que la gloria se alcanza sin trabajo ni experiencia..
    Que quieren que les diga. Quiero mucho a Diego, pero acá la pifió: no entendió que los adversarios tienen años de comerse a los chicos crudos, no entendió que la voluntad sola no alcanza (hace falta el estudio, el rodearse de los mejores, el saber negociar) y el saber hacer autocrítica para afuera y para adentro. Y que la política debe ser independiente de un deporte (negocio) que manejan pocos...
    Saludos. Sil

  3. Buen resumen. Hay un punto que aclaras y me parece importante, a Maradona no lo echaron, no le renovaron el contrato, que son 2 cosas distintas.
    Esta claro que Grondona no quería que siga, decisión que comparto.
    Quizás te faltó mencionar a los periodistas obsecuentes de Maradona, con Martín Arévalo a la cabeza.
    Desde cuándo es para destacar un triunfo en un partido amistoso ?

    http://elsubteciudadano.wordpress.com

  4. Anónimo 2:11 a.m.

    SI CLARO!! A MARADONA LE DIERON UN EQUIPO ARGENTINO QUE NO SOÑABA CON CLASIFICAR SIQUIERA AL MUNDIAL... Y GRACIAS A ÉL Y A LOS CAMBIOS DE JUGADORES Y DE ESTRATEGIAS QUE APLICÓ, NO SÓLO CLASIFICARON, SINO QUE HASTA LLEGARON A CUARTOS DE FINAL.. LISTO!! LO UTILIZARON Y YA!! EL QUE TENGA OJOS, QUE VEA!

  5. Anónimo 4:44 a.m.

    Fantástico man,hacía mucho que no leía un desarrollo tan ganial como éste. Felicitaciones, tenes mucho talento.Aprovechalo.

  6. franco conti 6:44 p.m.

    Anonimo 2:11 AM, Que tomaste? Cuando Maradona tomo el equipo estaba clasificado.
    Estrategia? Nunca jugo a nada la seleccion con Maradona.
    En el Mundial la primera fase no le gano a nadie, Mexico fue superior hasta que lo chorearon y con Alemania mejor no hablemos.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.