Mauricio Caranta y los benditos códigos del fútbol



El jueves 2 de octubre de 2008, hace apenas seis meses, cuentan que Mauricio salió del entrenamiento xeneize contento. Que al volver caminando desde la cancha sintética más cercana a la Bombonerita hasta el vestuario, simuló sentarse frente a los periodistas para declarar, pero se levantó enseguida y siguió con una sonrisa. El viernes 3 él dejó de ser el arquero titular de Boca. Tan solo 24 horas habían pasado. Al mejor estilo Jack Bauer.
El conjunto dirigido por Carlos Ischia venía de perder 4-1 frente a Godoy Cruz, en Mendoza. Y las miradas se habían posado sobre la última línea. "Si me sacás quedo como el único responsable de todo", le dijo el "1" cuando se enteró de la buena nueva. Pero no había vuelta atrás. Su lugar ya tenia nombre y apellido: Javier García, el joven arquero de las inferiores que aquel viernes se fue a comer con Juan Román Riquelme.

A partir de ahí la ola de rumores fue in crescendo. Que Caranta pidió no atajar, que Ischia vio algo que no debía ver, que Caranta le respondió algo que no le debía responder, que existieron problemas menores o que casi se boxeó con el "10", como para citar algunos comentarios made in radiopasillo. "La realidad es que Caranta pidió no jugar. Ischia, como buena persona que es, trató de proteger a los jugadores. Pero se rompieron los códigos, el arquero habló y dijo algo que no correspondía. Lo voy a citar en la semana para decidir su futuro", dijo el por entonces presidente Pedro Pompilio. Lo extraño es que el bendito viernes Caranta no le dijo demasiado a la prensa e Ischia tampoco. ¿Qué códigos rompió?, jamás se podrán saber.

El martes 7 de octubre le llegó el turno a la conferencia de prensa del arquero. “Mi problema es personal y familliar. Es muy delicado y no me voy a explayar. El primero en saberlo fue Carlos y hoy lo supo el resto de mis compañeros”, confesó y disipó cualquier problema interno: “Yo no tengo problemas con nadie (por alusión a Riquelme) y si tuviera algún problema iría a hablarlo directamente, yo no me guardo nada“, declaró. Sonó a diplomático, a discurso político, a digo-esto-porque-no-tengo-otra-salida. Horas después, Julio César Cáceres hizo trizas cualquier resquicio de paz. En el programa Punto penal, de Radio Cáritas de Asunción, le dio duro a Riquelme. La escena de Mauricio explicando lo inexplicable pasaba a ser eso: una puesta en escena.

El tiempo pasó, la prensa habló de neo-cabaret y Caranta siguió colgado. Boca, por su parte, logró recuperar terreno en el torneo y hasta llegó al triangular final pese a los errores de García. De paso, salió campeón. Con Ischia, Riquelme y Cáceres compartiendo la vuelta olímpica, pero con Mauricio en su casa. En el Clausura 09, sin Javi García (lesionado) y gracias a la llegada de Carlos Bianchi como manager, el puesto bajo los tres palos terminó en manos de Roberto Abbondanzieri, que volvió a su viejo amor.

En enero de 2009, al otrora arquero titular no lo dejaron entrar a la pretemporada. "Si entra él me voy yo", amenazó el técnico. Y el conflicto judicial llegó a ribetes insólitos. Que el club puede hacer lo quiere, que un profesional no puede ser rebajado de tal manera, que esto y que el otro. Pero sin soluciones a la vista. Con el mercado de pases cerrado, agarró los guantes y las valijas y se fue a Córdoba. Desde allá, explotó. "Esto afecta mi carrera porque hacía mucho tiempo que venía siendo titular y sólo salía por lesiones. Pero más me afectó en mi vida personal. Se habló de mi intimidad, tengo mi vida con mi señora y mis tres hijas", lanzó. Y no se quedó corto de palabras al referirse a Ischia: "él sigue subido a su soberbia y es el responsable de que hoy no tenga equipo", dijo.

Boca inventó ofertas del exterior para estirar los plazos con la única idea de perjudicar a Caranta en lo deportivo, hasta que llegó la solución: se puede ir, pero si llega una oferta. Y cuándo no, los benditos códigos volvieron a decir presente. La oferta no podía ser del fútbol argentino, porque sino se violarían los pactos que pregona Don Julio.
Pero Lanús rompió cualquier palabrerío de escritorio, aunque no le salió gratis. El viernes 27 de marzo, el arquero firmó con el club granate y le dejó un regalito para la CD boquense al comentar que Ameal, el actual presidente, lo quería llevar a River. Desde Boca no tardaron en contestar. Primero lo atendieron a él, aclarando que fue todo culpa de un grupo empresario, y luego le tocó el turno a Lanús. "Tanto Aguilar como Israel dijeron que River no se metería en el medio por Caranta. Savino y Tinelli, en San Lorenzo, lo mismo. Y Molina, en Racing. A ellos les agradecemos por su forma de actuar", remarcó el dirigente Beraldi.

Con su situación profesional arreglada, ahora sólo quedarán en pie las demandas por incumplimiento de contrato que presentaron las dos partes. Por otro lado, Boca amenaza con romper relaciones, mientras Lanús niega cualquier venganza por juveniles robados en los últimos años y la dirigencia xeneize piensa cómo podrá increpar a Ischia en caso de que se pierda el juicio y Boca tenga que depositar un millón y medio de dólares en la cuenta del portero nacido en Bell Ville. Una cantidad, sin pesificar, que no equipara el precio de los códigos, ni de la traición.

# Audio Alejandro Marón, presidente de Lanús (radio Del Plata)

Escrito por San_Felipe en lunes, marzo 30, 2009. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

13 comentarios for "Mauricio Caranta y los benditos códigos del fútbol"

  1. Ernesto 6:04 p.m.

    Está perfecto, para mí igual todo se soluciona con Chiquito Bossio sin cargo y sin opción (de regreso (?)) a Boca. Y listo, no entiendo como no lo pensaron antes (?)

  2. Anónimo 7:21 p.m.

    caranta se comio a la hija d ischia, e ahi el gran problema. esta buena la hija del dolape eh

  3. No saben la de cosas que escucho en la cancha domingo tras domingo sobre Caranta. Es mas, el ultimo domingo me tiraron que Kun no es el Papa de Benja...

    Miren ustedes hasta donde llega el Cholulismo futbolero

  4. Anónimo 9:00 p.m.

    VOLVIO

    http://tristelme10.blogspot.com/

  5. Jajajajaj, me mató el comentario de la mamá de Román.
    Ahora hablando en serio, el tema de los códigos es típico del manejo mafioso que Don Julio hace del futbol.

  6. Anónimo 10:10 p.m.

    Beraldi hablando de codigos? boca hablando de codigos? los unicos codigos que manejan son los de los barras asique que no se hagan las carmelitas descalzas ahora...

  7. Todos hicieron TODO mal.

  8. Dicen que se comio a la hija de Ischia.
    Dicen que se comia a un pibe de las inferiores.
    Dicen que Benja salio de una festichola.
    Dicen tantas cosas..

    Tremendamente Motivados

  9. soy hincha de Boca...y me dan asco los dirigentes actuales.
    Son una manga de inoperantes.

    saludos.

  10. Boca se porto de lo peor con Caranta por eso no veo mal que Lanús lo haya incorporado

  11. MARCELO ARAUJO 2:11 p.m.

    ACERTIJO, DICEN Q A VOS TE GUSTA CHUPARLA, PUTO.
    CARANTA Y ISCHIA, CHUPENME LA PORONGA LOS 2 JUNTOS.

  12. Anónimo 11:03 p.m.

    dicen que al acertujes se lo descuentan en Andreani...ah, y deja spam encubietro

  13. Anónimo 11:49 a.m.

    Jajajaja,caranta se lo estaba garchando a palacio que es una lady y un ayudante del pelado los encontro en el hotel,fin

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.