From Russia with love


Rusia fue elegida por el cómite de la FIFA como el país anfitrión del Mundial que se disputará en 2018, por encima de Inglaterra (era favorita y solo tuvo dos votos), Holanda/Bélgica y España/Portugal. Será el primero en Europa Oriental y, obviamente, en tierras rusas. Más que merecida fue la designación de una nación que, además de contar con innagotables recursos económicos, es una potencia futbolística emergente. El máximo certamen a nivel de selecciones seguramente le dará el último empujón a la Premier League rusa para terminar de dar definitivamente el salto de calidad que la ponga en el primer plano a nivel europeo.

El fútbol ruso viene creciendo a pasos agigantados, con el CSKA Moscú y el Zenit como máximos representantes a nivel internacional. Ambos conquistaron la Copa de la UEFA en el último lustro: el primero en la temporada 2004/2005 y el segundo en la 2007/2008, tras dejar en el camino al Villarreal, al Olympique de Marsella, al Bayer Leverkusen y goleando al Bayern Munich en semifinales, antes de ganarle la final al Rangers. Además el conjunto de San Petersburgo conquistó la Supercopa de Europa frente al Manchester United. 

Y la actualidad europea de los equipos de la Premier confirma la evolución: Zenit y CSKA (que bailó al Palermo, uno de los mejores equipos de Italia, no solo como local sino también como visitante en el Renzo Barbera) son imbatibles en la Europa League. Ambos ganaron los cinco partidos que disputaron en sus respectivos grupos y ya están clasificados a la próxima ronda. Los moscovitas sorprendieron en la temporada pasada alcanzando los cuartos de final del torneo más importante a nivel europeo sucumbiendo ante el, a la postre campeón, Inter de Mourinho.

Spartak Moscú, eliminado de la Champions League, se sumará a los dos conjuntos antes mencionados en los dieciseisavos de final del segundo torneo europeo a nivel de clubes. Rubin Kazan también está practicamente eliminado y, a su vez, clasificado a la Europa League por estar tercero en el grupo D, detrás de Barcelona y Copenhagen. Para seguir con vida en la Champions deberá vencer al Barca en Catalunya (lo hizo en la edición anterior) y esperar que el Panathinaikos le gane como visitante al conjunto danés, lo que parece practicamente imposible. Si el milagro finalmente no se consuma, el Kazan se sumará a los otros tres equipos.

Su Selección sufrió un fracaso impensado cuando quedó afuera del Mundial de Sudáfrica 2010, después de ser eliminado por Eslovenia en el repechaje. La Eurocopa 2008 había sido el primer gran golpe de un equipo que sorprendió y llegó hasta las semifinales del certamen continental. La banda del Vodka y el Toque, como  apodan al conjunto ruso en el excelente blog Fanáticos del Vodka, tiene como objetivo inmediato clasificar a la Eurocopa 2012 y lograr su boleto a Brasil 2014, aunque por supuesto todo será una gran e importante antesala del acto final: el Mundial en su propia casa. 

Además de lo colectivo, la evolución rusa también se refleja en una camada de jugadores de alto nivel. El máximo emblema es el delantero Andrei Arshavin, quien hoy se desempeña en el Arsenal inglés. Igor Akinfeev (arquero-CSKA Moscú), Yuri Zhirkov (mediocampista-Chelsea) y Roman Pavliuchenko (delantero-Tottenham Hotspur) son los símbolos de una generación futbolísticamente importante y trascendente en el fútbol euroepo. Alan Dzagoev (mediapunta-CSKA Moscú) es la mayor promesa del fútbol ruso con tan solo 19 años y ya está demostrando que será la piedra angular, junto con el experimentado Akinfeev, del equipo que en 2018 deberá hacer un buen papel frente a sus hinchas.

El Mundial de Rusia ya tiene sus 13 sedes designadas y en ellas repartirá 16 estadios, de los cuales trece deberán ser construidos desde cero en el plazo de los próximos siete años. Solo tres serán refaccionados: los estadios de Dynamo, Yaketerinburg y el Olímpico de Luzhniki, en donde se celebrará la Apertura del certamen y se disputarán el encuentro inicial y la final.

Los millones de los capitales privados (Roman Abramovich, Gazprom y otras companías) facilitarán la construcción de los estadios y de todas las instalaciones necesarias para  garantizar la comodidad de todos los que se acerquen al Mundial. Vladimir Putín, Primer Ministro ruso, anunció: "Dejaremos que los aficionados del fútbol ingresen al país sin necesidad de visa para que puedan conocer la historia y la cultura que tenemos en Rusia". Dmitry Chernyshenko, Jefe del Comité Organizador, analizó lo que significa esta designación para su país: "Después que en 2007, lográramos los Juegos Olímpicos de Invierno 2014 para Sochi, este resultado es una signo más de la transformación que está teniendo lugar en la Rusia moderna y de nuestro entusiasmo por recibir al mundo en nuestro país".

Además de otorgarle el Mundial de 2018 a Rusia, la FIFA designó a Qatar como sede de 2022. Sin dudas la decisión fue sorpresiva, sobretodo porque venció en la votación a Estados Unidos. Los petrodólares de los jeques árabes convencieron a los popes del mundo futbolístico para que se inclinaran en favor de los qataríes, que serán los encargados de organizar el primer Mundial en Medio Oriente. 

El poder económico de los capitales orientales y la chequera ilimitada solucionaron todos los defectos que podía tener un certamen a disputarse en medio de un desierto (por esa razón perdió la candidatura a los Juegos Olímpicos 2016). En junio, cuando empiece el campeonato del Mundo, la temperatura será mayor a los 40 grados. Pero ni las condiciones climáticas pudieron frenar a los jeques, que para tranquilidad de la FIFA y de los deportistas garantizaron la construcción de estadios totalmente cerrados con aire acondicionado para bajar la temperatura. Y encima los paneles de enfriamento utilizarán energía solar. Completito...

El as de espadas para la victoria qatarí fue la presentación de los majestuosos estadios que construirán para albergar la fiesta del fútbol. Una vez finalizado el Mundial los mismos serán desmantelados para donarlos a países tercermundistas. 
Otra de las virtudes de la elección de Qatar para el 2022 son los desplazamientos cortos (a diferencia de lo que sucederá en 2018) a realizar tanto por los hinchas como por los jugadores, ya que el territorio es de tan solo 11.400 kilometros cuadrados.

La extravagancia qatarí empezó a ganar cuando invirtieron en grandes figuras del fútbol  como Gabriel Batistuta, Zinedine Zidane, Roger Milla, Bora Milutinovic (¿Será el entrenador de la Selección local en 2022?) y Pep Guardiola para que le dieran su apoyo al país oriental. El clásico entre Argentina y Brasil del último 17 de noviembre fue el último espaldarazo para la candidatura qatarí.

El principal punto en contra de la designación del país oriental, y por la que muchos demuestran su descontento, es por la poca tradición futbolística de una nación que por primera vez tendrá a su Selección jugando un Mundial (si no clasifica antes a Brasil o a Rusia). Pero grandes jugadores como Batistuta (campeón y goleador como el Al Arabi), Romario (Al Saad), los hermanos de Boer (Al-Rayyan), Josep Guardiola (Al-Ahli) y Claudio Caniggia pasaron por la liga de un país que sufrió una revolución en todo sentido después 1940, cuando se descubrieron los yacimientos petroleros que enriquecieron a los habitantes del pequeño territorio. Sin dudas el Mundial será un gran impulso para una liga menor.

Las elecciones de Rusia y Qatar son positivas. La primera y más superficial excusa es que nuevos países albergarán la fiesta mundial que significa un Campeonato del Mundo. La extravagancia y lo exótico de los dos destinos le suman aún más condimentos a un certamen maravilloso. Es innegable que el aspecto económico también influyó en la decisión de la FIFA, pero cualquiera hubiera sido la elección también tendría ribetes millonarios. 


Matías Baldo es estudiante de periodismo y de abogacía. Escribió en los reconocidos blogs argentinos ValeChumbar (www.valechumbar.com) y Muy Boca (www.muyboca.com.ar). Sus colaboraciones en TicEspor.com se iniciaron con la cobertura del Mundial de básquet Turquía 2010 y la serie semifinal de la Copa Davis 2010 entre la Argentina y Francia. Su twitter: @matiasbaldo.

Escrito por Matías Baldo en viernes, diciembre 03, 2010. Etiquetas , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

1 comentarios for "From Russia with love"

  1. Excelente entrada, Matías. Ya lo comentamos en Twitter. Me "cierra" mucho más la elección de Rusia que la de Qatar. Pero, en cualquier caso, son dos nuevas fronteras que abre la FIFA con esta elección.
    El aggiornamiento que tendrá que hacer Rusia para recibir a los aficionados que lleguen desde el resto del mundo será mínimo. En muchos sentidos ya es un país absolutamente occidental -para bien y para mal-.
    El reto para el comité organizador de Qatar es mucho mayor. Sobre todo desde el punto de vista cultural. Por primera vez el planeta se reunirá en un país islámico, en una región que casi siempre es vista como sinónimo de conflicto. Sería fantástico que todo transcurra con la mayor de las normalidades.
    Desde el punto de vista arquitectónico-tecnológico, estas dos nuevas copas del mundo prometen muchísimo. Creo que en ese rubro los qataríes pueden hacer historia.
    Ojalá que el fútbol acompañe a estos dos grandes momentos.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.