Nada es casualidad: las cuatro razones del fracaso de Independiente


Tres puntos en siete fechas y la fortuita clasificación a las octavos de final de la Copa Sudamericana frente al debilitado y desarmado Argentinos Juniors (que poco conserva de la base del equipo que fue campeón en el torneo pasado de la mano de Claudio Borghi). Ese fue el frio saldo númerico que dejó el fugaz paso de Daniel Garnero por el banco de suplentes de Independiente. La tremenda goleada sufrida frente a Banfield terminó asestarle la última estocada a un ciclo que desde que comenzó tenía la palabra fracaso marcada a fuego. 

Pero el mal comienzo de campeonato no es más que la punta del iceberg que significa la dura crisis institucional que aqueja al Rojo y que trasciende a Garnero y al último puesto en el que hoy se sitúa el conjunto de Avellaneda. Independiente está en coma, inmerso en un caos en donde los dirigentes, encabezados por Julio Comparada, no saben como sacar adelante esta delicada situación y estarían dispuestos (según los rumores de las últimas horas) a ofrecerle el cargo a Rubén Américo Gallego, a quien hace unos pocos meses basurearon y echaron casi a patadas. 

Cuatro patas sostuvieron este fracaso del Rojo: Daniel Garnero, los jugadores, César Luis Menotti y Julio Comparada, máximo responsable del nefasto presente de Independiente. Pero de él nos ocuparemos más adelante... 


A pesar de que ha sido el principal blanco de las críticas, Daniel Ganero es el menos responsable de esta decepción. El inexperto entrenador demostró no estar apto para dirigir un equipo grande, se mostró impotente y falto de recursos para dar un golpe de timón a tiempo para evitar que el barco se hundiera. No acertó nunca con los cambios y no le encontró la vuelta a un equipo que, para su desgracia, le desarmaron los padres de este naufragio. Tampoco demostró personalidad suficiente como para no dejar que le desarmaran el plantel.

Los jugadores del Diablo no pueden evadir responsabilidades de los malos resultados cosechados. Si bien es cierto que el plantel quedó ampliamente diezmado por los desaciertos dirigenciales, los jugadores nunca mostraron rebeldía ni actitud para dar vuelta la complicada historia. Ni siquiera frente a Banfield, cuando se esperaba que el equipo respalde al DT con una buena actuación dentro del verde césped. Además la mayoría de los players estuvieron muy por debajo de su nivel. El único que sintió verguenza deportiva por este presente y tuvo una performance aceptable fue el Cuqui Silvera, quien dejó todo en la cancha pero que no pudo contagiar a sus compañeros. Adrián Gabbarini, una de las figuras del equipo en el Clausura, también intentó revelarse contra los malos resultados e hizo lo imposible como para evitar la caída de su arco, pero sin una defensa estable le fue imposible mantener su valla invicta.

César Luis Menotti (quien acompañó a Garnero en el éxodo) y Julio Comparada han sido los dos grandes responsables de este fracaso deportivo (y en el caso del Presidente también institucional).El primer gran error de esta dupla fue haberse sacado de encima al Tolo Gallego, quien había logrado devolver al Rojo a los primeros puestos después de mucho tiempo sin siquiera ser considerado candidato. Después de dos buenas campañas con el multicampeón y verborrágico Gallego en el banco de suplentes, los egos pudieron más y se deshicieron de manera vergonzosa de quien es, hasta la fecha, el último DT campeón en Independiente. En su reemplazo eligieron a una gloria del club para que llevara a cabo un "proyecto" de renovación. 

El segundo gran error fue dejar ir a piezas claves como Piatti y Acevedo, jugadores a los que Menotti no pudo seducir para que rubricaran su continuidad. Ni siquiera logró mantener a jugadores como Núñez, Gandín y Vella. Solo se quedó Mareque, a quien intentaron vender hasta último momento pero que no lograron hacerlo. Los refuerzos que llegaron no rindieron, aunque si bien eso excede el estricto ámbito del mánager es verdad que la ninguno prometía tener un mejor desempeño que los que se fueron. Lo que si incumbe a Menotti fue haber dejado un plantel descompensado, con muchos jugadores de nivel de mitad de cancha hacia atrás (tres arqueros de primerísimo nivel como Assmann, Gabbarini e Hilario Navarro) y pocos recursos en el aspecto ofensivo.

Hace un par de párrafos Julio Comparada, Presidente de Independiente, fue catalogado como el máximo responsable de este triste presente del Rojo. Se escudó detrás de un proyecto inexistente para justificar la salida de Gallego (y para cumplir con el pedido de Menotti), fue el responsable de incinerar a una gloria más de la historia del club, intentando tener en el banco a un técnico más dócil y con menos pretensiones y exigencias que el Tolo

Pero sus responsabilidades no son solo futbolísticas: Independiente también está en un profundo coma institucional con un pasivo cercano a los 150 millones de pesos y con una ya célebre e interminable construcción de un magnífico estadio, situación que contradice a lo que apuntó desde su llegada al club: ganar el campeonato económico. Lo cierto es que desde que asumió como Presidente del club Independiente no ganó ningún campeonato, ni futbolístico ni financiero. Y dificilmente lo hará con las paupérrimas decisiones de un capitán que parece haber perdido el timón de su barco. Ya naufragando por las aguas del desconcierto, Comparada irá en busca un piloto de tormenta que pueda enderezar el rumbo y reencausar a este Independiente perdido. Y ese piloto es, nada más y nada menos, que aquél hace que un par de meses echó en dupla con Menotti... Américo Rubén Gallego.
Matías Baldo es estudiante de periodismo y de abogacía. Actualmente escribe en los reconocidos blogs argentinos ValeChumbar (www.valechumbar.com) y Muy Boca (www.muyboca.com.ar). Sus colaboraciones en TicEspor.com se iniciaron con la cobertura del Mundial de básquet Turquía 2010 y la serie semifinal de la Copa Davis 2010 entre la Argentina y Francia. Su twitter: @matiasbaldo.

Escrito por Matías Baldo en miércoles, septiembre 22, 2010. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

0 comentarios for "Nada es casualidad: las cuatro razones del fracaso de Independiente"

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.