Mundial Sudáfrica 2010 - Argentina-México: Queda mucho por hacer

Argentina 3 (Tévez -2-, Higuaín)
México 1 (Hernández)

El encuentro disputado en Johannesburgo en que Argentina eliminó en octavos de final por segundo mundial consecutivo al seleccionado de México nos deja con sensaciones tan encontradas como aquél segundo partido frente a Corea del Sur de esta misma competencia. Triunfo, clara diferencia en el marcador, pero la convicción de que todavía se puede estar un peldaño más arriba.

Al minuto 25, un testazo de Tévez abriría el tanteador. Claro offside, infinidad de reclamos del equipo azteca y algo de tranquilidad de nuestro lado, tras un opaco inicio en que nadie podía imponerse en el centro del campo y el juego asociado albiceleste no mostraba la solvencia de otras jornadas; algo en lo que sí se mejoró respecto a esos encuentros anteriores fue que tras muy escasas jugadas de peligro, el equipo mostraba esa picardía, ese oportunismo del que había carecido y se ponía por delante. La débil marca de los argentinos chocaba contra la solidez defensiva mexicana, pero la excesiva cautela que ambos mostraban fue el responsable de que la sequía goleadora casi alcanzara la media hora. Ah, claro, volvió a aparecer Higuaín, buitreando cerca de la defensa rival, rapiñando un error de papi fútbol y capitalizando algunos minutos después que aconteciera la polémica conquista de Tévez. Tal vez no hubo más de tres disparos, pero dos de ellos hicieron temblar la red. ¿Resultado injusto? Puede ser, pero poner eso en tela de juicio sería pecar de hipócritas. El Tri, que tenía algo de intención, se vio superado por esta ventaja de tantos, y empezó a jugar con los nervios consecuentes de verse eliminado.

Abrió el segundo tiempo. Y para dejar a todo el mundo callado por algunos segundos, volvió a embocarla Tévez. Y en qué forma. Lejos del área, probó con comba. Terminó haciendo un gol tan memorable como el que metiera Maxi Rodríguez ante el mismo rival, cuatro años antes. En lo inmediato, los de verde incrementaron su ansiedad. Pero unos minutos después, el relax del score favorable con holgura hizo mella y el rendimiento argentino estuvo bastante por debajo de lo esperado: regaló la pelota, siguió sin imponerse en la mitad de la cancha y le sumó varias imprecisiones defensivas. Las llegadas mexicanas portaban peligro, fueran del tenor que fueran. Y sinceramente llevaba a la desesperación ver esa falta de presencia en el campo de los nuestros. El descuento, desenlace natural, llegó un rato después, tras una de las tantas pifias en la zaga. Argentina miraba y dejaba. Ese juego punzante y dinámico de otros días brillaba por su ausencia y no se pasaron privaciones exclusivamente por la ventaja más amplia de lo que el desarrollo ameritaba. La tensión existía porque México intentaba generar, pese a su falta de categoría individual y Argentina no tomaba control del balón. Minutos, varios minutos, de mucha intranquilidad.
Se respira: el pase a cuartos está en el buche. Pero siempre queriendo eludir la necedad todo lo que sea posible, conviene reflexionar un poco. Argentina ha tenido muchos lapsos de juego más lúcido que lo que ha mostrado hoy, más que nada en la segunda fracción. Hay tiempo, hay casi una semana para que cuerpo técnico y jugadores puedan sopesar las cosas, ponderando que enfrente espera un equipo duro y eficiente, y trabajar en consecuencia. De nuevo, como en ese post del partido con los surcoreanos, nos vemos obligados a llamar la atención sobre lo imprescindible de unificar el buen nivel demostrado, ese buen juego tan útil que queremos ver, con ese oportunismo goleador. En lugar de hacer una lexicoteca de lugares comunes, prioricemos el trabajo y la visión crítica. El equipo hoy mostró oportunismo. Eso es bueno.
Siempre podemos estar mejor, uno de nuestros grandes trovadores a quien recordamos siempre nos machacaba con que queda mucho por hacer. Pues vamos. ¿La viveza y el buen pie son algunos de los adjetivos que le caben a este equipo?. Genial. Es lo que se necesita. Trabajar, para que los resultados vengan sin ser obra y gracia del optimismo goleador. Ganar, jugando bien. Ninguna de estas dos cosas debe primar sobre la otra, y mucho menos en un equipo con estas cualidades. El mismo que nos mostraba que queda mucho por hacer nos legó una premisa rockera que también sirve como paralelismo: rock and roll y fiebre. El rock de fútbol y toque, la fiebre goleadora. Hoy nos subió la temperatura, pero nos quedamos con las ganas del pogo. Ahora queremos todo: que se actúe en consecuencia. Que sea rock.

Cobertura del Mundial 2010
Para vivir la Copa del Mundo FIFA Sudáfrica 2010 podés ingresar al archivo de notas del Mundial 2010. Además, podés seguir la información minuto a minuto desde el twitter oficial del blog @ticespor o suscribiéndote a nuestro rss.

Escrito por Tegin en domingo, junio 27, 2010. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

2 comentarios for "Mundial Sudáfrica 2010 - Argentina-México: Queda mucho por hacer"

  1. En parte coincido y en parte no. Primero creo que cuando se habla de jugar bien se compara la situación con un club, y un club es totalmente distinto que en la Selección.
    En un club entrenas siempre con los mismos jugadores y jugas las ligas locales todos los años, un Mundial es una vez cada 4 años y se juntan 15 días antes de la competencia.
    Con Alemania será otro partido, porque es otro el rival y es de prever que será mucho más duro. No creo que a nadie le moleste si con los germanos clasificamos jugando mal.
    Yo lo sacaría a Di Maria, no se le puede dar más posibilidades.

  2. Germán 11:59 p.m.

    Más alla de jugar bien, lo reprochable es ni siquiera intentarlo, como argentina en el segundo tiempo. Por otro lado, es entendible que bajen el nivel sabiendo que está definido y se viene un partido mucho más difícil.
    Y en el 1º Mexico cortó mucho con faltas. Torrado terminó el partido con 8 faltas y sin ser amonestado.-
    Coincido con lo de Di maría.-

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.