Mundial Sudáfrica 2010 - Argentina-Corea del Sur: Messi, Higuaín y el fútbol ciclotímico

Argentina 4 (Park Chu Young e/c, Higuaín -3-)
Corea del Sur 1 (Lee Chung Yong)

Puede que este sea uno de aquellos pocos casos en el que podemos extraer varios análisis acerca de la actitud de un equipo que acaba de golear. El resultado puesto y la clasificación a octavos en el bolsillo (aunque falta la frutilla del postre) nos llevarían por inercia al bastante frecuente exitismo resultadista: ya somos campeones (actitud tan usual en este tipo de instancia, como remarcáramos en su momento en este post de 2006). Si nos sacamos la camiseta, aunque teniéndola cerca, como siempre, llegaríamos a otra conclusión. 

La Selección nacional ganó y goleó, pero tuvo un desempeño irregular. Las figuras de la cancha (Messi, Tévez, y por momentos un Di María de mucho más alto vuelo que ante Nigeria) pasaron del fútbol de toque que todos queremos para la Nuestra que hicieron bandera en los primeros 45, a estar en el aire y sin recibir la pelota por temporales inconexiones en el juego colectivo en las cuales no tuvieron parte. 

Higuaín tuvo tres apariciones dignas del goleador-que-sólo-la-clava, porque a la distancia dudamos de si intervino mucho más. Presencias vitales, pero con más oportunismo que otra cosa. Primero (a los 32') cabeceando en el área chica, en soledad, pues su marcador quiso jugarle al offside. Un buen rato después (transcurridos 75'), y en el momento en que peor jugaba el equipo, le dio el pase a la red tras una sublime jugada de las que tanto se le reclamaban a Messi(parece que la pulga del Barcelona era argentina, nomás). Y finalmente, cinco minutos después, cuando la posesión estaba más repartida que lo que el 3-1 parcial ameritaba, apareció de nuevo y selló otra perla de un Messi entonces apoyado por Agüero.

Tres goles que cerraban un 4-1 en el final del encuentro, pero tres goles que le hubieran quedado pintados al primer tiempo. El resultado fue justo, pero más lo hubiera sido si el infortunio de Park Chu Yong, autor del primer gol albiceleste, fuera el que coronaba un segundo tiempo en el que la Argentina había entregado demasiado. Y con esto no se pretende quitar mérito, sino reconocer que si algo queremos es que estas dos realidades se combinen. El gran nivel de la primera parte, en que la defensa fue sólida (más allá de algún pase interceptado que hizo que a más de uno se le atragantaran las medialunas...), la pelota era propiedad de los habilidosos, y se hacía culto del toque, pero las ocasiones de gol eran pocas; con la contundencia goleadora, la consagración del Pipita, y las patriadas de Messi, en medio de muchos descuidos causados por la tensión, llegando al límite de asistir al rival en sus rústicas llegadas.

Hablamos de unificar goles con control de mediocampo. Hablamos de hacer valer a las individualidades en forma sostenida. Hablamos de más regularidad para persistir en los buenos momentos, y reaccionar colectivamente en las pálidas, es decir, que no todos los cambios de ánimo sean impulsados por los mismos dos apellidos. Hablamos de perder el miedo, esa timidez que a veces aqueja, y reemplazarla con algo de la picardía que sabemos que tienen los buenos. Hablamos de contagiar esa seguridad que, por fortuna, algunos derrochan, para dárselas a esos que titubean. Hablamos de un equipo al que los hábiles le sean útiles, y no de un rejunte de 11 en que se la damos al pibe de oro esperando que apile a 5 y gambetee al arquero. Hablamos de un equipo generoso, con talento y capacidad, y que tenga suficiente efectividad como para evitar los momentos de incertidumbre todo lo que se pueda.
Hablamos de que todo esto lo vimos, aislado, y lo queremos seguir viendo, pero en armonía. Porque sabemos que, con trabajo, se puede llegar a estar todavía mejor incluso que después de una goleada. Y que sentirse campeones ahora, solamente va a servir para quedar en offside ante cualquier revés.

Cobertura del Mundial 2010
Para vivir la Copa del Mundo FIFA Sudáfrica 2010 podés ingresar al archivo de notas del Mundial 2010. Además, podés seguir la información minuto a minuto desde el twitter oficial del blog @ticespor o suscribiéndote a nuestro rss.

Escrito por Tegin en jueves, junio 17, 2010. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

4 comentarios for "Mundial Sudáfrica 2010 - Argentina-Corea del Sur: Messi, Higuaín y el fútbol ciclotímico"

  1. Al parecer la falta de funcionamiento colectivo persiste. Yo, pese a la goliza, mantengo mi pronóstico de que no ganan el Mundial y ni se acercan a la final.

  2. Qué le vamos a hacer: estamos más pendientes de Argentina que de Grecia! Quizás porque les tememos más, aunque a día de hoy debieramos temerlos a todos! También hay quien nos recuerda que en el pasado perdimos durante 50 años los primeros partidos de los mundiales... Y hablando de pasado: ¿Hasta dónde es capaz de llegar un hombre por dejar atrás su pasado? Cardeñosa, que falló un gol a puerta vacía en el mundial del 78, sigue en Brasil haciendo lo indecible por pasarles su gafe. http://www.youtube.com/user/LaRedencionCardenosa

  3. Anónimo 6:57 p.m.

    argentina vamos con este equipo salimos CAMPIONES

  4. http://ma8t.blogspot.com/2010/06/panqueque.html

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.