Argentina al Mundial: de Dieguitos y mamadas



"Decirle ignorante es mucho", le tiraron. "Es demasiado simple", agregaron. "No olvidemos que más allá de su presencia, influyen los jugadores, porque él no es Superman y no va a cambiar la historia", analizaron. Enojado por las críticas, se peleó con la prensa. Lo hizo antes de la clasificación al Mundial, buscando cierta intencionalidad de los periodistas y asegurando que los medios "engañan a a los lectores con su información". Lo de siempre: cosas que salieron de una reunión fueron publicada sin autorización. La bronca, entendible, por suerte no terminó en chupada.

Marcelo Bielsa debe estar guardando en su computadora los dichos de Juan Cristóbal Guarello, el técnico Nelson Acosta y el ex futbolista José Luis Sierra. Sin Dalma y Giannina haciendo el famoso clipping para papá Diego, lo del Loco, al menos, parece un trabajo más sencillo: pocos opositores y muchos fanáticos. Revolucionó el fútbol chileno y logró el segundo puesto en las eliminatorias sudamericanas para Sudáfrica 2010. Lo aman, acá y allá. Lo aman, los que antes lo odiaban y lo idolatran los que siempre confiaron en que el tiempo tenía la razón. En fin, es el principal culpable de otro Mundial argentino: clasificó al equipo albiceleste a Corea-Japón 2002, dejó una buena cosecha de puntos para Alemania 2006 -hasta que cedió ante la falta de energía- y el gol de Suazo influyó en el pasaje directo al 2010.

Acá lo odian. Periodistas, hinchas, ex fanáticos y los dueños de la moral indestructible. No hablamos de Marcelo, sino de Diego. Lo detestan. Una rápida encuesta le daría una imagen positiva que con suerte alcanzaría los dos dígitos. "Que la sigan chupando", escupió tras el primer triunfo en el Centenario desde 1976. "Toti Pasman, vos la tenés adentro", sentenció. Imperdonable. Por suerte, el Círculo de Periodistas Deportivos no se lo perdonó y canales de noticia como C5N repiten una vez la repercusión de sus dichos. En España lo maltrataron, mezclaron drogas, un Mundial ganado gracias al gol con la mano y su sobrepeso. Contrastaron el buen momento ibérico y el pésimo fútbol que se juega por estas tierras. "Un papelón", es la placa que repiten una y otra vez. Igual, menos que mal que cortaron toda esa vergüenza para emitir en vivo a Gerardo Werthein, nuevo presidente del Comité Olímpico Argentino y, claro está, accionista mayoritario de la señal. Unas palabras de la mano derecha de Daniel Hadad valen más que las bravuconadas del Dié. Moral indestructible.

¿Alguien suponía otro final de eliminatorias? Después de tanto apego a la falsa mística, era cantado un cierre con dedicatoria a quienes practican el panquequismo. Raro que Maradona no entró a la sala y disparó "vos te vas, vos seguís". Era lo que se podía prever en la previa de un encuentro donde él ponía en juego el mito y las aves de rapiña iban en busca de los restos de una estatua a punto de quebrarse. Pero al Diego le saltó la térmica y fue más allá. Sólo faltaban Dolores Barreiro, El Rayo y la mar en coche. Dijo que "la sigan chupando" y más de uno no habrá entendido si debía seguir con su trabajo o si era una ofensa.
Se cansó de aquellos que pregonaban una eliminación y de los que preferían quedar afuera, por todo lo malo que significa Maradona. Él se equivocó y manchó la pelota. Al mejor estilo del vestuario azteca de 1986, se le dedicaron a todos, aunque esta vez no midió la consecuencias. "Parecían antiargentinos y no tengo que disculparme", avisó hoy.

La selección dirá presente en otro Mundial, el décimo consecutivo y de la mano del 10. La misma persona que no pudo marcar la diferencia en el traumático 2 a 2 contra Perú, en las eliminatorias de 1985, tendrá que convencer a Lionel Messi que la explosión debe programarse para el invierno del año que viene (¿alguien prefería al apático Diego afuera del 86?). Mientras, llevará en sus hombros las críticas por sus dichos, el (feo) fútbol que practica el equipo nacional y la soberbia. "El grupo me consagró como técnico", tiró en la noche de Montevideo, a modo de agradecimiento.
Como jugador, dicen que fue el mejor, pero como entrenador parece destinado a los malos tragos y un entorno muy flú. "Cuídate mucho, Juanito, de las malas compañías", cantaba un Serrat que Maradona se niega a escuchar.

La selección parece una copia fiel de su vida y su inestabilidad. Sus héroes, mañana pueden pasar a ser villanos y sus elegidos pueden no volver a jugar. Con la cordura de Bielsa del otro lado de la cordillera, sus casi 80 jugadores y el cambio permanente de estilos potencian el desorden. Acostumbrado a tener amigos y enemigos a elección, esta vez le apuntó al periodismo. Y ahora, tendrá que soportar la defensa corporativa.
Su desborde emocional tapó la alegría, el festejo por llegar a otro Mundial. Destruyó, para los que se sintieron tocados, todo lo bueno que construyó desde el resultado. Aunque los mismos que no se levantaron (indignados) de la conferencia, son quienes ya empiezan a hacer cuentas para los viajes non-stop.

Diego Maradona mantuvo vivo el mito y acrecentó esa vida llena de amores y odios. En el camino, se peleó con los hinchas de Boca, con Riquelme, con los detractores de siempre, con los hinchas de River y hasta se le animó a Grondona. Faltaron Zulma Lobato, el Papa, Blatter y Jorge Dorio, me avisan vía sms. De acá a mitad del año que viene, puede pasar cualquier cosa. No será Superman, pero con su capa roja made in Montevideo estará en su quinta cita mundialista. A pesar de todo, y de todos.

Escrito por San_Felipe en jueves, octubre 15, 2009. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

7 comentarios for "Argentina al Mundial: de Dieguitos y mamadas"

  1. ticesportista 11:57 p.m.

    Excelente nota !!!. Lamentable final para un momento que, al menos, nos dió un poco de relax en esta estresante batalla hacia el 2010.

  2. Guillermo 12:52 a.m.

    No, a mi no me parece una excelente nota, me parece una nota de mierda, con este tipo que es un maleducado. Se desubicó mal y tiene a muchos periodistas que le chupan las medias a más no poder.
    Buen blog igual.

  3. Anónimo 12:53 a.m.

    Gran nota!!

    Con la capa made in Montevideo, más que Superman se parecía al Hombre Pai!

    Saludos Sanfe... Y enserio, buenísima la nota!

    .-

  4. Muy buena la nota, muy interesante y bien planteada.

  5. Parece destinado a los malos tragos? Si el dié toma de la mejor, papá! (?)

  6. Anónimo 7:56 p.m.

    es una ensalada, una mezcla de falacias, generalidades, lugares comunes esta nota. Nada concreto. Candidatazo a trabajar en cualquier medio argentino, eso seguro.

  7. Y? Cuál es el punto? Es meramente descriptiva la nota, no se te cayó ni media idea.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.