El Diego, Maradona y el sueño del pibe


» AFP

"Mi primer sueño es jugar un Mundial", dice, desde el VHS, el DVD o Youtube, un cebollita que sabía algo de eso llamado jugar a la pelota. Su documento lo escracha como Diego Armando Maradona y su historia ligada al balón lo potenció a la categoría de "El Diego". Empezó pateando en un potrero y terminó en la cima del mundo. Cosas del balompié y de su zurda mágica. Golpearon la puerta de su humilde casa, diría el tango. Y atrás de eso llegó el dinero y la consagración. Tiene una Iglesia y para muchos es un mito viviente. En el fútbol tuvo mínimos errores de concepto y su botín izquierdo es, para sus fieles, lo más parecido a la mano de Dios. No la de los ingleses, que para Mario Benedetti es la única prueba de la existencia divina, sino la de un ser superior. Así se lo hicieron creer.

"Se viene un año y medio donde hay que romper los horóscopos y prender fuego las predicciones: puede pasar cualquier cosa", escribíamos en octubre del año pasado, a tan solo dos días de su cumpleaños. Estamos en septiembre, no pasaron siquiera 365 días, y el seleccionado se encuentra más cerca del arpa que de la guitarra. "El Diego" pasó a ser el técnico de la selección albiceleste y ya nadie se acuerda de poner el artículo antes de su nombre. Es Maradona, a secas.
Es el culpable de chocar un Rolls Royce que venía sucio, pero que todavía no había entrado al taller. "Perdiendo imagen a tu lado, estoy mi vida", le podría recitar su amigo Calamaro.

"Sus contradicciones, sus idas y vueltas, sus amigos, su ¡bendito entorno!, sus Marcelo Palacios de traje y corbata. Es mucho, demasiado. Casi que todo eso embarra el 28 de octubre argentino, maradoniano y argentino. Casi que todo eso, y mucho más, son motivos necesarios para prejuzgar un ciclo con olor a Titanic antes de zarpar", parecen palabras de ayer nomás, pero corresponden a ese día en que el diablito y el angelito se posaron sobre varios hombros. ¿Creer en la recuperación de Maradona o esperar lo peor del personaje? La disyuntiva se hizo cada vez más fuerte con el pasar de los meses. Más allá de un comienzo alentador (triunfos ante Escocia y Francia), cuando llegó el turno de los porotos sólo se aplaudió un 4 a 0 ante Venezuela -buen partido ante un equipo que hoy cuenta con chances concretas de clasificar-. Luego llegó el sismo de Bolivia (1-6) y el famoso "a la altura hay que hacerle goles". Esclavo de sus palabras, los sufrió en carne propia. "Error de concepto", apuntaron quienes empezaron a mirarlo de reojo.

Se lavó la cara en mayo con un circo montado en Santa Fe. El triunfo ante Panamá sirvió para que los panameños conozcan la cancha de Colón y para que una veintena de jugadores locales vistan la camiseta nacional. Desprolijidad al margen, y vidriera para muchos representantes, fue la única manera de esperar a Colombia. Argentina ganó en "un potrero peor que el de Fiorito". Fue 1 a 0, pero el estado del campo de juego fue fundamental para que empiece el operativo Rosario. "Juguemos en Boca, en Central, no sé. Y los metemos en un arco con la gente. A la de River el calor se lo tenemos que poner con el juego...", lanzó bajo la bandera del federalismo. En el medio, se viajó a la altura de Quito para caer 2 a 0 ante Ecuador. El partido frente a Brasil arrancó la primera semana de junio y terminó un 5 de septiembre. A Dunga, Kaká y Luis Fabiano le alcanzaron 90 minutos.
De los escritorios a la realidad, River se quedó sin selección y la FIFA (gracias al "vicepresidente del mundo") aprobó el Gigante de Arroyito. "El problema real era el de no jugar otro 5 de septiembre -como el 0-5 con Colombia- en River, era un tema de cábalas nomás", lanzó Juan Pablo Varsky, desde su programa en DirecTV, el lunes después de un 1-3 que puso en alerta naranja la clasificación al Mundial.

Ya sin Riquelme (presentó su renuncia a representar al país el 10 de marzo de 2009, imitando su proceder de septiembre de 2006), nadie se hace cargo de la pelota y el equipo se divide en dos: una defensa endeble y una ofensiva veloz, pero imprecisa. Diego apela a la "mística", a los carteles, los videos y las arengas, pero desde adentro no le responden. Mascherano +10, Mascheron+Messi+Jonás +8. Pero nada.
Mientras afuera, los aduladores se pelean por un lugar en la concentración sudafricana y los críticos brotan anticipando la primavera. Hacen fila Closs, Niembro y los Sanfilippo de turno. Argentina no entrena por la mañana, hace fútbol con un equipo del Ascenso y se habla de "improvisación".

En América, y a tres fechas del final de las eliminatorias, todos hacen fila para barrer a la selección del Mundial 2010. Quedan Paraguay (allá), Perú (acá) y Uruguay (allá), y todo hace pensar que la calculadora va a ser una amiga fiel. Diego Maradona, mientras tanto, se juega mucho más que el honor. "Si juega Heinze, ¿creés que ganamos?" se animó a preguntarle un periodista paraguayo al delantero guaraní Haedo Valdéz. Así estamos.
El entrenador nacional no ve la hora de disfrutar del viaje al continente negro. Será el momento ideal para que el panquequismo de los agoreros se transforme en deporte nacional. Pero tendrá que modificar muchas cosas para llegar a Sudáfrica y varios jugadores deberán entender qué es lo que están jugando. Comprender los deseos de ese pibe que hacía jueguitos. Aquel sueño de jugar un Mundial debe ser mucho más que una expresión de deseos. Salvo que prefieran pintarse un mechón.

Relacionado:
# Diego Maradona, el nuevo técnico de la selección argentina

Escrito por San_Felipe en lunes, septiembre 07, 2009. Etiquetas , , , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

11 comentarios for "El Diego, Maradona y el sueño del pibe"

  1. A pesar de todo, le doy la derecha a maradona en esta. con virtudes y defectos, esta intentando hacer las cosas bien, esperemos que salga.

  2. Durante el partido con Brasil las veces que lo enfocaban a Maradona a partir del primer gol me daba la sensación de ver a un tipo superado por la situación y sin ningún tipo de respuestas para cambiar la mano.
    Para colmo sus ayudantes no son tales. Mancuso es un espectador de lujo que lleva ropa oficial. Nada más.

  3. Coincido con quien opinó antes. Maradona está desbordado por la situación. No tiene respuestas ni variantes. Pero la culpa no es de él sino de quienes lo designaron en el cargo. Han puesto el prestigio de la selección nacional en manos de una persona que no sabe parar un equipo en la cancha.

  4. En parte es cierto. Maradona quería ser técnico de la selección... como a mi me gustaría. El punto es que los demás tienen que darse cuenta cuando no le da el piné. Bilarhdrogadilto debería, tal vez, meterse un poco más en este asunto... por qué no un grupo de asesores algo más competentes que Mancu? Por qué no un RCL o un Jorgito "más mentiras que el truco" Valdano?

  5. Muy buena la nota.

  6. Diego tiene mucho que perder con la
    selección, si no clasifica no tendra revancha, algunos jugadores
    sí, por eso no debe tener compromiso con nadie, hay jugadores
    que estan en la selección por tener
    tal o cual representante u empresa
    atras, no por el rendimiento.
    Diego tenes una sola chance, es un penal en el minuto 90, si va afuera
    estas nominado.

  7. Anónimo 7:30 p.m.

    la "nota" juega con la dialectica kirchnerista del amigo-enemigo que tanto mal le ha hecho a la sociedad. San Felipe pone en la bolsa de enemigos a todo el que critica.

    Maradona tiene responsabilidad en este deplorable presente de la seleccion (vamos a clasificar pero no por meritos propios sino por todos los resultados favorables que se vinieron dando desde comienzos de año), lo mismo que los jugadores y el sequito de chupemedias que le dice todo que si, entre los que estan varios periodistas, y que se alarman y enojan con los que osan tener una opinion distinta.

    Entre los puntos bajos estan los futbolistas tambien, sobretodo los bajitos marketineros play station.

  8. Ahora parece que Heinze es el mal de esta selección, que siempre se pierde por él. Perdió gravemente la marca en el gol, pero hemos visto cosas mucho peores y nadie dice nada...

    Creo que faltan arreglar algunas cosas que lo va a lograr Maradona con gente capaz a su alrededor.

    Saludos,

    KUN

  9. Hasta un gol en contra se metió G.H. y nadie dijo nada. Cosas mucho peores: las marcas perdidas, los goles en contra y los penales marrados de Roberto FAyala, que pasó más de 10 años con el escudo AFA en el tórax.

  10. Lo que faltaba, después de que dijeron que Bombau invertía acá, ahora dialéctica K. No hay terminos medios je.

  11. coincido, casi, plenamente con Sanfe, aunque hay una verdad y es que a la cancha entran los jugadores, los cuales juegan al futbol desde que tienen uso de razón, entonces si vos a un tipo, que es defensor, le decis que marque al 4 contrario y el tipo ve, que al 4 lo tiene un compañero, tiene que buscar marcar al que esta desmarcado; si el que es mejor, lleva la pelota y vos lo ves y no te desmarcas para que te la de y se la puedas devolver para que termine la jugada, son un pancho y no entendes el concepto del fútbol. Quiero decir que más allá de lo que maradona pueda decirles, los tipos se dedican a esto y hay cosas que son obvias y las obvian justamente... no estoy de acuerdo que maradona sea el técnico, ya que ser un buen jugador no te hace buen técnico y viceversa, pero no es el culpable de esta selección, la cual heredo y no ganó nada en los últimos 16 años.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.