Berlino, la mascota que reivindicó a las mascotas


» AP

El metrosexualismo del deporte había llegado a lo más importante de cada cita: las mascotas. El mundo futbolero, por ejemplo, sufrió a Goleo, en Alemania 2006. El león recibió críticas por su fealdad y por no representar a su país, sino al enemigo público: Inglaterra. Ni hablar de Pillé, su compañera. Goleo y la pelota parlante hasta se dieron el lujo de participar en el video musical de la canción Love Generation, de Bob Sinclar. El estilo del futbolista pulcro puede simpatizarle a las mujeres, pero pocas veces pega en el público masculino. En las semanas previas al inicio del Mundial, la empresa que había comprado los derechos de producción y comercialización de los juguetes de Goleo, declaró su insolvencia económica, debido a la baja demanda de compra del producto en relación con las expectativas planificadas. Goleo se murió, literalmente.

Japón y Corea del Sur 2002 no se habían quedado atrás. Ato, Kaz y Nik, "Los Spheriks". Un entrenador amarillo y dos futbolistas violetas y celestes. El floggerismo al palo. En el medio sufrimos a Striker 94', el perro futbolista, y, en menor medida, a Footix 98', el gallo lookeado de pajaro loco. El neoliberalismo noventoso hizo estragos. Poco quedaba de Ciao 90' o del machismo mexicano de Pique, un chile picante, con sombrero mariachi y rudos bigotes. Gauchito fue otro emblema y estaba diseñado a imagen y semejanza de la Argentina setentista: un niño con un látigo en la derecha y nada en la izquierda.

Alemania tiene lo bueno de Berlino y lo malo de Goleo. En el medio, las raras inclinaciones de Tip y Tap, un rubio y un morocho que usaban remeras chupín y tenían las mejillas rosadas. Parece que no conocen el termino medio. Aunque Juanito 70' tenía la misma vestimenta, por lo menos parecía un niño futbolista. Allá lejos y hace tiempo nació el rival que Goleo jamás superó: Willie. Entre un león de remera blanca, flor en mano izquierda y pelota parlanchína en la otra y otro enfundado con la bandera británica y una pelota de cuero, no hay mucho por elegir.

En lo que a Juegos Olímpicos se refiere, lo último que tuvimos cerca fue a Beibei, Jingjing, Huanhuan, Yingying y Nini. El quinteto que formaba "Bienvenidos a Beijing". Garpaban, pero hasta ahí. Quizás el simpático oso Misha de Moscú 80, es el punto más alto de una cadena de mascotas que contó con extremos: desde el mediático perro Cobi de Barcelona 92, hasta el desapercibido Izzy de Atlanta 96.
Berlino, un oso pardo con musculosa verde que representa al Mundial de atletismo de Berlín, no será el guapo del barrio, pero gana con la simpatía y tiende un puente entre Misha y él. Quién abrazó a Usain Bolt cuando terminó los 100 metros, quién tiró al piso a la atleta alamena Steffi Nerius, luego de pegar saltos por toda la pista. Quién puede salir aplaudiendo detrás de la canciller Angela Merkel o abrazar a una atleta que salió última. Quién puede arrodillarse en la mitad de la pista, para alentar a los muchachos que corrían los 10.000 metros o posar cual figuretti en cada entrega de medallas. Berlino, sin las extravagancias de sus predecesores, pudo desde la simpleza y reivindicó la vilipendiada profesión mascoteril. Hizo todo eso y va por más. Gracias.

Escrito por San_Felipe en miércoles, agosto 19, 2009. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

6 comentarios for "Berlino, la mascota que reivindicó a las mascotas"

  1. Berlino es grande porque no le hace asco a nada. Con que tenga 2 gambas le alcanza (?), como la alemana esta de la jabalina.

  2. jjajajajajjajajjajaj, el mejor post en mucho tiempo, te pasaste!!!! Me gustó tanto que no voy a cuestionar que se trate de mascotas y no de porristas siguiendo con mi tónica de cmentarios de las últimas semanas (?).

    Berlino efectivamente se zarpa en grosso y mediático. El león gay (y sin pantalones, pequeño detalle) del mundial 2006...nunca supe si merecía un premio a la broma pesada mejor hecha del año o si había que quemarlo previo esparcimiento de fangio 21 por todo su disfraz.

    Muy mal dejando de lado al emblema máximo de mascotismo deportivo, el Oso Violeta de La Nueva.

  3. Leandro 2:08 p.m.

    Un grande Berlino. Pero la peor mascota que vi fue la del Mundial voley 2002 en Argentina.

  4. Footix fue un grande.

  5. Luciano 7:37 p.m.

    Totalmente de acuerdo. Un grande Berlino. Lo banco a morir. A veces cuando lo abrazan me da miedo que se le salga la cabeza y le veamos la cara al flaco que esta adentro. La ilusión de los niños alemanes se iría al tacho (?).
    Ojo con mencionar mucho al Oso Violeta de la Nueva Seguros. Dicen que es medio mufa.

  6. Otras mascotas que recuerdo: Naranjito del Mundial España 82, el águila de los J.O. de Los Angeles 84, el tigre de Seúl 88; los hermanos Athena y Phoibos de Atenas 2004; Millie, Ollie y Syd de Sydney 2000

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.