Cuaderno de citas (V)

Diez segundos es mucho tiempo en la vida de un héroe. Diego Armando Maradona danzó y salió como un proyectil enloquecido. Con el balón, el cuerpo y las velocidades dió gato por liebre a cinco subditos del Imperio británico y puso un gol maravilloso en la memoria de todos. Fue en México, en 1986; en la cancha, Inglaterra y Argentina jugaban uno de esos partidos de quedarse o irse. Calor, polución, altitud. Miraban millones. Tensión, miedo, emoción. Ya saben. De pronto el Negro Enrique ve a Maradona y le pasa el balón en corto, pura burocracia. Más tarde, en el vestuario, El Negro presumía de asistencia: ¿Cómo no vas a meter el gol con el pase que te di?. Maradona recibió el balón en el callejón del ocho, de espaldas a la portería contraria, con un inglés a cada lado y todavía en su propio campo. Controló, giró y se metió a contramano por una autopista que sólo un chiflado podría trazar. Quedaban algo más de 50 metros y muchas curvas. Le esperaban tipos duros, pero nobles. Empezaba la gran antología del regate: belleza, asombro y un final útil. Lo vi mil veces, pero no sabría contarlo. Diez segundos, diez toques, un héroe con la número 10.
[Jorge Valdano]

Escrito por San_Felipe en miércoles, mayo 16, 2007. Etiquetas . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

3 comentarios for "Cuaderno de citas (V)"

  1. Anónimo 9:41 p.m.

    Recuerdo haber visto hace como 20 años un afiche de una marca de ropa deportiva con la foto de un atleta en posición para comenzar a correr y la frase "Se preparó toda la vida para los próximos 10 segundos."

  2. Anónimo 11:46 p.m.

    ¿Otra vendehumeada de pseudo filósofo Jorge "no-acepto-ofertas- para-no-quemarme-y-seguir-hablando" Valdano?. Bien que estaba distanciado con Maradona durante aquel mundial y de seguro lo puteó por dentro al no pasársela antes de encarar a Shilton...

  3. Anónimo 5:00 p.m.

    Están incitando a la violencia con las pelotudeces que ponen incesantemente de Valdano; paren la mano porque me voy a la estación de Sarandí a armar quilombo.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.