Preolímpico Mar del Plata 2011: Argentina, el máximo candidato


El Preolímpico de Mar del Plata será el preámbulo de la última función de la exitosa Generación Dorada, el mejor equipo de la historia del deporte argentino. Con el Dream Team directamente clasificado por ser campeón olímpico, la Argentina parte como máxima candidata a conquistar uno de los dos boletos clasificatorios para los Juegos Olímpicos de Londres ante su público. Con todas sus estrellas aseguradas el objetivo principal es consagrarse en su propia tierra. Hace diez años, en Neuquén, la Selección venció en la final a Brasil y obtuvo su único título a nivel continental.
Por antecedentes y por presente, el conjunto que dirige Julio Lamas parte como el máximo candidato. Bajo su conducción se cierra una etapa que él impulsó con el recambio generacional que lideró entre 1997 y 1999.  Campeón Olímpico en Atenas 2004, bronce en Beijing 2008, subcampeón mundial en Indianapolis 2002, cuarto en Japón 2006 y quinto en Turquía 2010, la Generación Dorada buscará la clasificación para revalidar credenciales en Londres. La capital inglesa vivirá la despedida de una camada que fue la primera en vencer al Dream Team yankee y que posicionó a la Argentina en el primer puesto del ránking FIBA.
Es el plantel más equilibrado y con mayor número de figuras del Preolímpico. Emanuel Ginóbili es la estrella máxima del equipo. El jugador más determinante de la historia del básquet argentino retornará a una gran cita con la Selección tras su ausencia en el Mundial de Turquía. Después de la mejor temporada de su carrera en la NBA (fue el líder indiscutido de San Antonio Spurs y participó por segunda ocasión en el All Star), llega a la cita preolímpica totalmente recuperado de la lesión que sufrió en el codo derecho durante la primera ronda de los playoffs de la NBA.

Su actitud ganadora, su heroíco corazón, su mágica zurda y su inagotable variedad de virtudes lo convierten en cuadillo dentro y fuera de la cancha. Sus recursos lo convierten en un jugador indescifrable: puede penetrar cualquier esquema defensivo o plantarse y ajusticiar desde el perímetro. Amo y señor del eurostep, eximio defensor perimetral y extremadamente inteligente para provocar la falla en el rival, Ginóbili es desequilibrio puro. Cada movimiento suyo resulta concluyente. Su talento y su amplio panorama lo convierten en una variante más para el puesto de base.
El crack argentino no está solo. Luis Scola es el otro gran adalid argentino. Ausente Manu en Turquía, Luifa se cargó al equipo al hombro al igual que en el último Premundial. Fue el máximo goleador del Mundial con 27.1 puntos por partido, además de terminar como cuarto reboteador con un promedio de 7.9. En tierras turcas también formó parte del quinteto titular. El Preolímpico lo tendrá como una de sus figuras, pese a no estar en plenitud física por una osteocondritis en su rodilla izquierda. Dueño de una asombrosa mentalidad ganadora (característica de toda la Generación), es determinante fajándose en ambos tableros, reboteando y defendiendo en el propio y anotando con notable técnica, buen tiro a distancia y talento para ganar por ubicación en el ajeno. Convertido en estrella de la NBA (la última campaña fue la mejor de su carrera con un promedio de 18.3 puntos y 8.2 rebotes por partido), es el dueño de la llave argentina. 
Pablo Prigioni, Carlos Delfino, Andrés Nocioni y Fabricio Oberto completan el sexteto de estrellas argentinas. El base del Real Madrid fue el ladero perfecto de Scola en los últimos certámenes internacionales. Gran asistidor (líder en ese rubro en Turquía 2010), con buena mano para lanzar desde media distancia y una gran capacidad defensiva, fue el armador indiscutido de la Selección durante los últimos años llegando a jugar más de cuarenta minutos en varias oportunidades. El regreso de Pepe Sánchez le permitirá sumar minutos de descanso y evitar tanto desgaste. 
Delfino es el jugador argentino tecnicamente más dotado. El escolta de Milwaukee Bucks será uno de los pocos que continuará con el exitoso legado tras Londres 2012. En la NBA vivió una temporada que fue de menor a mayor. Comenzó sufriendo una conmoción cerebral que lo tuvo a maltraer durante 70 días. Terminó jugando en buen nivel, tal es así que los Bucks decidieron renovarle el contrato por una temporada más. Al igual que Ginóbili, el Lancha tiene una basta amplitud de recursos: puede cambiar de ritmo y romper en penetración gracias a su velocidad, su agilidad y su gran capacidad de elevación o hacer gala de su gran lanzamiento perimetral. 
El corazón de la Generación Dorada se personifica en Andrés Nocioni. Su partido frente a Lituania por la medalla de bronce en Beijing 2008 es uno de los más emocionantes símbolos de diez años de éxitos. Sus lágrimas mientras anunciaba su ausencia del Mundial pasado, también. Excelso defensor, destacado lanzador desde la tercera dimensión, el Chapu le agrega un plus de garra (aún más) al acumulado de un equipo cuyo rasgo distintivo fue el ímpetu, el coraje y la pasión. 
El Preolímpico representa todo un desafío personal para Fabricio Oberto. En noviembre de 2010 le decía adiós al básquet por una arritmia cardíaca que podía atentar abruptamente contra él. Desde el día que dijo adiós se planteó un nuevo objetivo: jugar el Preolímpico. Nunca dejó de entrenarse y, después de exhaustivos chequeos, los médicos le dieron la derecha para que vuelva a integrar la Selección. La escasez de internos propicio su regreso. Su rol es principalmente defensivo es el complemento ideal para la pareja que forma junto a Scola. 
Argentina parte como máximo candidato porque tiene uno de los planteles más equilibrados y con mayores recursos de toda la competencia. Con varias variantes tácticas y posicionales, puede rotar sin perder competitividad. Incluso Lamas puede darse el lujo de armar un dupla de bases con más manejo (Sánchez y Prigioni) o entregarle la conducción a dos escoltas (Ginóbili-Delfino). Existen variantes para darle más o menos agresividad al perímetro argentino. El punto débil pasa por una dupla de internos (Scola-Oberto) que no llega al 100% de sus condiciones. Por ello seguramente Juan Gutiérrez, Martín Leiva y Leonardo Mainoldi quedarán en la lista definitiva que el coach argentino brindará tras el último amistoso. 

Escrito por Matías Baldo en domingo, agosto 21, 2011. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

0 comentarios for "Preolímpico Mar del Plata 2011: Argentina, el máximo candidato"

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.