Lochte y Phelps, rumbo a Londres 2012



Michael Phelps fue la gran estrella en el majestuoso Cubo de Agua especialmente construido para los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Conquistó ocho medallas de oro y pulverizó el record de Mark Spitz,  nadador estadounidense que en Munich 1972 había ganado siete preseas doradas. A 1463 km del escenario que vibró con la hazaña de Phelps, tres años más tarde, Ryan Lochte se coronó como Emperador de Shanghai. Triunfó en cinco pruebas y superó en el mano a mano a su compatriota en dos oportunidades. Fue el primero en quebrar un record mundial después de la prohibición de los superbañadores de poliuretano tan cuestionados durante los últimos Juegos Olímpicos (en el Campeonato Mundial solo dos antiguos records fueron superados. Sun Yang, en los 1500 metros libre, dinamitó la marca que desde hace diez años pertenecía al australiano Grant Hackett). 

A un año de Londres, el Mundial que acaba de terminar fue una gran oportunidad para ver el rendimiento actual y la preparación de cada nadador rumbo a los Juegos Olímpicos. Lochte demostró estar actualmente en plenitud. En la pileta de Shanghai nadó como nunca antes lo había hecho producto de un plan de entrenamiento serio, hecho a conciencia. Al borde de los 27 años, mientras muchos empiezan a pensar en retirarse, el neoyorkino vive el mejor momento de su carrera

En Shanghai no solo fue la estrella por conquistar cinco medallas de oro: también logró vencer a Phelps, un histórico rival ante el cual nunca había podido festejar. En los 200m libres y en los 200m estilos (quebrando el record mundial) relegó a su clásico rival a la plata. También venció en los 200m espalda y en los 400m estilos. Fue fundamental en la posta estadounidense 4x200m. Él fue el último relevo. Recibió un retraso de 65 centésimas con respecto al equipo francés y cerró la prueba con una ventaja de más de dos segundos. 

Tras el Mundial, Lochte se planteó un complicado objetivo: superar la marca olímpica de Phelps. "Lo primero es estudiar muy bien los horarios. Es posible afrontar nueve pruebas, pero lo difícil es hacerlo al nivel de los Juegos Olímpicos. Si lo piensas, lo que hizo Michael es sorprendente, increíble. Pero otros también pueden hacerlo. ¿Por qué no?" declaró. En Shanghai, Lochte ganó cinco pruebas: cuatro individuales y una sola grupal. Si participa junto a Phelps en los 4x100m libre y en los 4x100m estilos alcanzará las siete medallas. Además tendría que participar también en los 100m y en los 100m espalda. Realmente complicado, no solo por los horarios y por el cansancio que podría acumular en las cita olímpica. Para participar de todas esas pruebas deberá superar los complicados  y duros Trials estadounidenses.

Phelps, un año menor, recorre el camino inverso. Está tratando de reecontrarse paulatinamente con su nivel para llegar en plenitud a Londres 2012. Después de su histórica gesta en Beijing entró en un previsible bajón. Estuvo suspendido por tres meses y al borde del retiro tras el escándalo mediático que protagonizó por la foto que le tomaron consumiendo marihuana. Satisfecho, se relajó por la la misión cumplida, por el desgaste que le provocó entrar en la historia, por la ausencia de un objetivo inmediato importante. Sin embargo decidió volver por más y se planteó una misión a largo plazo: revalidar lo hecho en 2008. Shanghai fue para él un eslabón más en su proyecto. Se colgó cuatro medallas de oro (100m mariposa, 200m mariposa, 4x200m libres y 4x100m combinados), dos de plata y una de bronce

Él si está pensando en su retiro. Londres podría ser su última gran función. Desde su cuenta en twitter anunció que no volverá a participar de una cita mundialista. "Es fuerte pensar que el 4x100 de hoy ha sido la última prueba de mi carrera en unos Mundiales. Es fantástico finalizar con una medalla de oro y es fantástico haberlo conseguido en una prueba de relevos" anunció vía Twitter. Barcelona, ciudad que organizará el Mundial de 2013, no tendrá al máximo ganador de preseas doradas en la historia de los Juegos Olímpicos. Conquistó catorce entre Atenas 2004 y Beijing 2008.  

Londres será el escenario de un duelo que promete ser antológico. Shanghai fue el preámbulo. Ambos prometen llegar al límite de sus potencialidades, en el apogeo de sus condiciones. Los objetivos que cada uno tendrá en los próximos Juegos Olímpicos son claros: Lochte intentará superar la hazaña de Phelps, quien querrá agigantar aún más su figura. A pesar de la feroz lucha que existirá en la pileta londinense, ambos deberán complementarse para cumplir sus objetivos. Juntos pueden ser invencibles en las pruebas de relevos. La presencia del otro obliga a su rival a sacar lo mejor de sí. Rivales y compañeros, Londres promete vibrar con un choque que será apasionante. 

Escrito por Matías Baldo en lunes, agosto 01, 2011. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

1 comentarios for "Lochte y Phelps, rumbo a Londres 2012"

  1. Anónimo 1:32 p.m.

    Excelente nota.
    Igual yo pienso que Lochte estará un poco mejor que Phelps para Londres 2012.
    Saludos Crack!
    @FDgotelli

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.