Málaga, la revolución española


La Liga Española está polarizada por la hegemonía de los poderosos Barcelona y Real Madrid. En la última temporada el Valencia completó el podio con 71 unidades, a 25 puntos del Barca (96) y a 21 del Madrid (92). El club catalán es tricampeón español y último campeón de Europa. El Merengue, ahora con José Mourinho a la cabeza, está a la caza del conjunto dirigido por Pep Guardiola. Dentro del duelo nacional entre dos de los equipos más poderosos del Mundo aparece una tercera fuerza respaldada por capitales árabes

El jeque Abdullah bin Nasser Al-Thani es el nombre clave dentro de la revolución española. Integrante de la familia real y Primer Ministro de Relaciones Interiores de Qatar, el magnate árabe compró el Málaga a mediados de 2010 a cambio de 50 millones de euros. Al-Thani es fanático de los deportes: es dueño del "Al Naif Stud", una tropilla que cuenta con más de 160 caballos. Amante de los automóviles de lujo, organiza "The Royal Drive", exposición anual en la que cientos de exóticos Ferraris, Lamborghinis, Aston Martins y Bentleys circulan por las pistas de Dubai. El Málaga es su primera incursión en el mundo del fútbol.

Al-Thani se destaca por su discreción. No se expone publicamente, tiene un perfil muy bajo y practicamente no se inmiscuye ni se entromete físicamente en el día a día del Málaga. Abdullah Ghubn es su mano derecha y el nexo entre el jeque y España. Vicepresidente y Consejero Delegado del club, maneja el futuro del emergente Málaga. Ghubn maneja el plano deportivo, estructural e institucional del club. El portentoso empresario financia las decisiones que toma su asesor. Construir un equipo protagonista no es el único objetivo de la millonaria inyección de petrodólares árabes. Proyectar la marca "Málaga" internacionalmente, remodelar el mítico Estadio La Rosaleda, sanear las deudas del pasado, ampliar la ciudad deportiva y fomentar las inferiores son objetivos primordiales para el poderoso y multimillonario empresario qatarí.

El primer técnico elegido por el jeque fue el portugués Jesualdo Ferreira, multicampeón como técnico del Porto. En noviembre, cinco meses más tarde de su presentación, el técnico luso fue despedido por los malos resultados. El Málaga buseaba por el fondo de la tabla y Al-Thani confió en el chileno Manuel Pellegrini para reencausar su proyecto. Junto con el Ingeniero llegaron los primeros refuerzos de renombre, jugadores sin protagonismo en sus respectivos equipos pero con probadas condiciones para construir un plantel exitoso. Jugadores que el chileno debía recuperar y potenciar al máximo. Júlio Baptista abandonó la Roma  por 2.500.000 €. Martín Demichelis llegó cedido del Bayern Munich y, seis meses después, el Málaga pagó la cláusula de tres millones de euros para quedarse con el central argentino. También sumó a Ignacio Camacho y a Enzo Maresca. El club andaluz finalizó undécimo con 46 puntos, a doce de los puestos europeos.

El proyecto no busca inmediatez. Por esa misma razón le bajó el pulgar a la chance de adueñarse del Liverpool: "Liverpool ya es un gran Club que ha tenido la oportunidad de disputar e incluso ganar la Champions League, por lo que desarrollar nuestro proyecto allí era mucho más complicado. Málaga es nuestro reto y vamos a trabajar para llevar al Club lo más alto posible."

Desde que desembarcó en España con sus cuantiosas arcas a cuestas dejó bien en que claro que tiene un plan a mediano plazo. "La intención es ir poco a poco para que el Málaga no pase apuros, y en tres o cuatro años estar en la zona alta de la tabla. No se van a cometer locuras" anticipó Ghubn en su presentación.

El modelo Málaga tiene notables diferencias con, por citar un ejemplo, el Manchester City.  El jeque y su maño derecha diseñaron un proyecto progresivo con pequeños objetivos a corto plazo que deberán cumplir. No es un despilfarro de chequera, pagando precios exorbitantes por jugadores sobrevalorados. Con infinito criterio y sentido común el Málaga sigue fichando jugadores de renombre invirtiendo millones dentro de los parámetros normales.

El jeque Abdullah bin Nasser Al-Thani
El primer gran objetivo, cumplido con éxito, fue salvar al club del descenso. Para la temporada 2011/2012 la misión es alejar definitivamente los fantasmas del descenso, consolidar definitivamente al equipo en Primera División y batallar por la clasificación a algún certamen europeo. "Queremos construir un gran Club que sea capaz de pelear con los grandes equipos de la Liga" admitió Al-Thani en una entrevista exclusiva con Marca.

Málaga está revolucionando el mercado de pases del Viejo Continente. Lleva invertidos 58 millones de euros en calidad de refuerzos y es el segundo equipo de Europa que más dinero dispuso para fichajes por detrás del Manchester City (64.750.000 €). Ni Barcelona ni Real Madrid gastaron tanto. Nueve interesantísimas incorporaciones realizó el jeque. Los centrales Sergio Sánchez y Joris Mathijsen, el lateral izquierdo Nacho Monreal, el mediocampista central Jérémy Toulalán, el talentoso Joaquín, la joya Isco, el ex River Diego Buonanotte, el ariete holandés Ruud Van Nistelrooy y Santi Cazorla.

Solo dos de los nueve fichajes sobrepasaron los diez millones de euros. Once le pagaron al Lyon poara que dejase salir a Toulalan, quien será el bastión defensivo del mediocampo ideado por Pellegrini. Veinte millones debieron ser transferidos a la cuenta bancaria del Villarreal para adquirir a quien será la joya y el líder futbolístico del equipo. Cazorla está en la plenitud de su carrera. Campeón de Europa con la Selección Española, actualmente es indiscutido en la Roja. Además es un viejo conocido del Ingeniero: cuando el chileno dirigía al Submarino le dio la ocho que le pertenecía a todo un símbolo como Juan Román Riquelme. Incluso apostó por él y lo alineó como titular en lugar del astro argentino.

Será misión de Pellegrini hacer sentir cómodo a Cazorla, explotar las condiciones de Isco y Monreal, asegurar un buen funcionamiento para nutrir a Van Nistelrooy y revitalizar a Joaquín y a Diego Buonanotte. Los nuevos fichajes, junto a Salomón Rondón, Demichelis, Báptista junto a algunos prospectos surgidos de las inferiores, prometen conformar un gran equipo.

El debut en la Liga Española será una buena prueba para el Málaga 11/12: recibirá al Barcelona, el mejor equipo del Mundo y uno de los grandes de la historia, en La Rosaleda. En la segunda visitará al Sevilla en el Sánchez Pizjuán en una nueva edición del clásico andaluz. Si bien será pronto para sacar conclusiones rotundas, ambos encuentros servirán para empezar a develar un equipo que promete ser protagonista y, si todo marcha bien, convertirse en real amenaza para el dúo hegemónico que domina España. 

Escrito por Matías Baldo en sábado, julio 30, 2011. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

1 comentarios for "Málaga, la revolución española"

  1. Ahora soy hincha del Málaga (?)

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.