La selección argentina cumplió con la inmediatez


A los éxitos, como a los fracasos, hay que contextualizarlos. La Selección Nacional sorteó una final demasiado anticipada. Ni el más pesimista imaginaba que Costa Rica sería una amenaza para la clasificación a cuartos de final. El fixture, con el alivio de la ausencia de un Japón en franco crecimiento, se presumía sencillo. Sin embargo los dos empates iniciales transformaron el último encuentro en decisivo. Argentina cumplió con la inmediatez de un resultado vital, fundamental y necesario para evitar la catastrófica y abrupta eliminación. 

El rendimiento fue ofensivamente muy bueno ante un rival con demasiadas limitaciones que nunca presentó una real dificultad para la Selección Argentina. El miedo, el temor al fracaso, estuvo cimentado por las propias falencias de un equipo que solo era un rejunte de individualidades. Ante Costa Rica, con un Lionel Messi desequilibrante desde su rol de conductor, el equipo de Sergio Batista mejoró notablemente en ese aspecto frente a un equipo que brindó demasiadas libertades. El mejor jugador del Mundo, imparable, la rompió y silenció a miles de osados que en la previa se animaron a criticarlo. Mejor acompañado, las modificaciones realizadas por Checho aliviaron la carga futbolística del astro del Barcelona. 

César Luis Menotti, técnico campeón del Mundo con la Selección Argentina en 1978, tenía como una de sus máximas la conformación de pequeñas sociedades. Ante Costa Rica, Batista descubrió algunas con Messi como protagonista excluyente. La dupla de la Pulga con Sergio Aguero, un viejo conocido desde la época de los Mundiales juveniles, volvió a funcionar con rotundo éxito. Ángel Di María y Gonzalo Higuaín también se acoplaron al funcionamiento ofensivo y facilitaron la tarea del diez argentino. 

El hombre más destacado en la noche cordobesa fue Fernando Gago. Sin continuidad en el Real Madrid, Batista apostó por él y Pintita respondió: le aportó claridad, pausa y criterio al juego colectivo de la Selección, fue la rueda de auxilio de Javier Mascherano en la recuperación y logró matizar la eterna distancia que separaba al mediocampo de la delantera. 

Argentina sembró buenas sensaciones en su última participación de la primera fase, aunque siguió demostrando falencias defensivas. Sufrió poco porque el equipo que dirige La Volpe fue un equipo tibio, timorato, demasiado respetuoso. Las virtudes que aparecieron por primera vez en el certamen ante los Ticos deberán consolidarse el sábado cuando el rival sea de mayor fuste. Argentina cumplió con la inmediatez del resultado, sorteó el ridículo y se metió de lleno en cuartos de final, donde realmente comienza la Copa. 

Escrito por Matías Baldo en martes, julio 12, 2011. Etiquetas , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

0 comentarios for "La selección argentina cumplió con la inmediatez"

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.