Las responsabilidades de Borghi en el fracaso Xeneize



“El único objetivo acá es salir campeón” declaró Claudio Borghi cuando fue oficialmente presentado como director técnico de Boca el 20 de mayo de 2010. 181 días después, tras la derrota en el Superclásico frente a River, el Bichi renunció a su cargo: "Los resultados no han sido los que todos soñabamos. Después de la suma de resultados hay más cosas malas que buenas en lo deportivo". 

La tétrica campaña de cinco victorias, dos empates y siete derrotas (cuatro como local) en el Apertura 2010 sepultó al ciclo del técnico campeón con Argentinos Juniors en el pasado Clausura. La caída en el Monumental fue el último golpe a una etapa que estaba al borde del nocaut. 

"La culpa no es de Borghi, estos jugadores y esta dirigencia ya se comieron a varios técnicos". La frase se escucha bastante seguido cuando en el mundo futbolístico se habla del alejamiento del Bichi. Si bien es cierto que el desamnejo dirigencial es absoluto y que los jugadores no se comprometieron realmente con la causa del ex técnico de Colo Colo, es innegable las responsabilidades de un entrenador que tuvo más errores, desaciertos y equivocaciones que aciertos.

Su primera gran responsabilidad fue autoimponerse plazos para bajarse del barco Xeneize. En la tercera fecha, tras la derrota por 2-0 frente a All Boys, Borghi puso su continuidad en duda por primera vez. Y lo repitió después de cada cimbronazo. Un técnico que busca convencer y no imponer, como lo repitió en tantas ocasiones, no puede intentar renunciar ante cada derrota. ¿Cómo un director técnico que duda y se muestra inseguro puede convencer a sus dirigidos de mancomunarse con su idea, sabiendo que hoy es el entrenador y mañana puede dejar de serlo?

Borghi nunca le encontró la vuelta a su equipo ni pudo acertar en los intérpretes para su tan mentado y criticado esquema. El 3-4-1-2 del Bichi no logró tener un buen funcionamiento en las catorce fechas del Apertura. Le fallaron los carrileros y, especialmente, la creación del juego. Su tozudez en no modificar en lo más mínimo su sistema lo terminaron condenando. 

También se lo podría responsabilizar por la mala conformación de su plantel. Con el correr de las fechas se evidenció la falta de recambio y las falencias del doble nueve, al que Borghi apostó y por el que decidió no comprar un delantero que jugará por afuera.

"Los equipos son el reflejo de sus técnicos" es una de las máximas del fútbol. Y Boca lo fue: un equipo apático, derrotado desde antes de salir a la cancha, sin rebeldía y con poco coraje y personalidad para dar vuelta la paupérrima realidad. A Borghi, desde el banco, se lo notaba derrotado hace tiempo, con ganas de terminar lo más rápido posible el calvario que significó su aventura en La Boca. Desde su llegada al conjunto de la Ribera el entrenador fue perdiendo su esencia y su alegría. Ojalá pueda recuperarla tras el fracaso Xeneize, en el cual él también tuvo sus responsabilidades, aunque muchos quieran negarlo.

Matías Baldo es estudiante de periodismo y de abogacía. Escribió en los reconocidos blogs argentinos ValeChumbar (www.valechumbar.com) y Muy Boca (www.muyboca.com.ar). Sus colaboraciones en TicEspor.com se iniciaron con la cobertura del Mundial de básquet Turquía 2010 y la serie semifinal de la Copa Davis 2010 entre la Argentina y Francia. Su twitter: @matiasbaldo.

Escrito por Matías Baldo en viernes, noviembre 19, 2010. Etiquetas , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

6 comentarios for "Las responsabilidades de Borghi en el fracaso Xeneize"

  1. Una de las maravillosas cosas que tiene el fútbol es la cantidad de opiniones y puntos de vista que guarda.
    No deja de sorprenderme como un mismo hecho, o sucesión de hechos, puede verse de manera tan diferente.

    Respecto del post, por ejemplo, puede verse como un texto más en la mar de determinismos planteados por cierto periodismo taxativo de títulos (por no decir simplista): o Borghi o los jugadores.

    Es obvio que el último historial deportivo de Boca, a simple vista, arroja la mochila sobre los jugadores. Y al arrojarla sobre ellos cae detrás la dirigencia que los compró y/o mantuvo, en algunos casos a precios desorbitados.

    Se esgrime en el post que "los jugadores no se comprometieron realmente con la causa del ex técnico de Colo Colo" pero no se pregunta por qué.

    Se le inculca responsabilidad al DT por autoimponerse plazos, se induce que esa política declaratoria lo desautoriza a la hora de sus planteamientos técnicos y persuasivos y se excluyen declaraciones del DT mucho más importantes que las citadas en el encabezado de la nota, como por ejemplo:

    "Desmentir todos los días es bravo. Boca es como hacer el sexo con la ventana abierta, no tenés intimidad..." o "Para considerarme íntegramente el técnico de Boca, me falta sentirme más cómodo y con más confianza."

    Borghi lo expresó a su modo: es muy difícil trabajar con una crónica usina de rumores internos que producen una crónica inestabilidad laboral. Y de ahí su actitud de ponerse delante del caballo y conservar el derecho de la autodeterminación.

    De todas maneras su postura burocrática (por llamarla de algún modo) no lo desautoriza de ningún modo a la hora de su trabajo técnico persuasivo con su plantel, nada tiene que ver una cosa con la otra.

    Dice el post que "Borghi nunca le encontró la vuelta a su equipo ni pudo acertar en los intérpretes para su tan mentado y criticado esquema", como si un cambio de esquema fuera garantía de éxitos o cualquiera de los tres técnicos anteriores hubiera encontrado la llave buscada con iguales o diferentes jugadores.

    Nada más falso que esa extraña máxima "los equipos son el reflejo de sus técnicos". Más falso aún en torneos de seis meses con planteles de cinco y más falso aún cuando refiere a técnicos que ni siquiera pudieron completar una media temporada completa.

    Según mi punto de vista, Boca debe revisar su política interna para resolver en su política deportiva mirando menos la demagogia y las posibilidades electivas.

    En fin, son maneras de ver el fútbol, donde por lo general, no hay blancos ni negros sino que navegamos en la gama que, de tanto en tanto, produce una buena conjunción entre jugadores y DT que producen equipos memorables.

    Un saludo.

  2. Son tan diversas las opiniones, que cuando leí el post pensé, excelente y cuando leí el comentario de Calígula, pensé lo mismo!

    Soy un defensor de Borghi desde su época en Independiente (sic) y cualesquiera sean los motivos de sus amagues de renuncia (muy interesante punto de vista de Caligula y creo que acertado), no deja de ser un error.

    Sobre la mala conformación del plantel, creo que también tiene responsabilidad, aunque en muchos casos no es su culpa que Escudero, Clemente y Palermo prácticamente no hayan hecho pretemporada, que Lucchetti se coma todos los goles que antes atajaba y se le lesionen tantos pibes.

    La muestra de lo flojo que es el plantel de Boca (aunque suene una locura), es que el Bichi haya acudido a tantos pibes, que incluso rindieron mejor que los "experimentados".

    Muy interesante mini-debate.

    Saludos,

    KUN

  3. Borghi nunca le encontró la vuelta a su equipo ni pudo acertar en los intérpretes para su tan mentado y criticado esquema. El 3-4-1-2 del Bichi no logró tener un buen funcionamiento en las catorce fechas del Apertura. Le fallaron los carrileros y, especialmente, la creación del juego. Su tozudez en no modificar en lo más mínimo su sistema lo terminaron condenando.

    Que le hayan fallado los carrileros no es su culpa. Pidió jugadores para esas posiciones y no se los trajeron y tuvo que improvisar. Los dirigentes de Boca lo contrataron sabiendo que el tipo no negocia su esquema por nada, eso no es tozudez. Es una forma de laburar: convencer al otro de que si hace lo que vos le decís, les va a ir bien. En Argentinos le sirvió, pero no le dieron catorce partidos para que demuestre lo que podía hacer. Es más, en las primeras 14 fechas que dirigió en el Bicho no realizó una campaña muy distinta que esta en Boca. Pero seguramente ninguno de ustedes sepa cómo le fue a Claudio en Argentinos sin echar mano a las estadísticas del Apertura 09.

    También se lo podría responsabilizar por la mala conformación de su plantel. Con el correr de las fechas se evidenció la falta de recambio y las falencias del doble nueve, al que Borghi apostó y por el que decidió no comprar un delantero que jugará por afuera.

    Borghi no sale con la billetera a comprar los jugadores que le vienen bien, ergo, no conforma el plantel, la falta de recambio no es su responsabilidad. Reitero, pidió jugadores que no le trajeron. Defensa nueva y arquero nuevo, pero no le compraron ningún volante ofensivo o delantero. Ya tenía un delantero por afuera (Mouche, que sea horrible es otro tema) y con el doble 9 que él planteaba se podía jugar, lástima que Palermo hacía lo que se le venía en gana pero claro, es Palermo, hizo cuatrocientos cincuenta y siete goles, todos ellos en finales y de cabeza con la rodilla rota, es culpa del boludo de Borghi que es técnico para equipo chico, no de Palermo que parecía que lo marcaba a Viatri.

  4. "Los equipos son el reflejo de sus técnicos" es una de las máximas del fútbol. Y Boca lo fue: un equipo apático, derrotado desde antes de salir a la cancha, sin rebeldía y con poco coraje y personalidad para dar vuelta la paupérrima realidad. A Borghi, desde el banco, se lo notaba derrotado hace tiempo, con ganas de terminar lo más rápido posible el calvario que significó su aventura en La Boca. Desde su llegada al conjunto de la Ribera el entrenador fue perdiendo su esencia y su alegría. Ojalá pueda recuperarla tras el fracaso Xeneize, en el cual él también tuvo sus responsabilidades, aunque muchos quieran negarlo.

    Seguro que si el Bichi fuera algún cabeza de termo pelotudo que se la pasa haciendo forradas como Ramón Díaz, el Tolo Gallego o Basile estarían todos cagándose de risa. Borghi no es ningún apático y decir tal cosa es pecar de ignorante acerca de la personalidad de alguien. Si bostezás y te sacan una foto y por eso te van a juzgar, estás hasta el orto. ¿Derrotado? Borghi es el último técnico campeón de la Argentina, ganó un campeonato con absoluta autoridad con un equipo con más ganas que otra cosa pero jugando lindo pero como nunca vendió humo para vos es un apático. "Sin rebeldía y con poco coraje". Buscá en el diccionario qué significan "rebeldía" y "coraje" porque no podés decir que el Bichi no los tenga. El tipo se animó a ir contra la corriente siendo él mismo a riesgo de que se le caguen de risa en la cara el común de la gente. Y fue, se la bancó solito y solo, sin cargar tintas contra otros como hicieron Cappa, Verón o Falcioni en ocasiones y como perdió siete partidos en Boca venís a hacer leña del arbol caído con argumentos que faltan totalmente a la realidad. Si por algo se hizo famoso el Bichi jugador y el Bichi técnico es por su irreverencia y su rebeldía, precisamente. Ser rebelde es hacer lo contrario de lo que esperan de vos a riesgo de que te repriman. ¿Cómo querés que se muestre derrotado si claramente los dirigidos no le dan pelota, todos tienen expectativas irreales acerca de su trabajo y encima lo andan exponiendo ante cada cosa que hace y lo responsabilizan por todo, como vos hacés en tu artículo? Borghi en ningún momento perdió su esencia y en ningún momento cambió. Lo que sí varió fue la opinión de muchos respecto de él y el juicio valorativo que se hizo en los medios masivos.

  5. Por último, yo la verdad no entiendo qué carajos esperaban de Borghi en Boca. Hace varios campeonatos que no están en los primeros planos, ausentes en las copas, terminaron 16° el torneo anterior y con resultados increíbles como las 4 pepas contra Chacarita y sólo por contratar al último técnico campeón y comprar 4 defensores querían ¿qué? ¿salir campeones? ¿armar una buena base? ¡si al 7mo partido ya pedían la cabeza del DT!

    Yo no dudo de la capacidad y la idoneidad de la dirigencia de un club como Boca con éxitos innegables y trabajo muy criterioso en el pasado cercano (trabajo con tanto criterio y éxito como el que hoy algunos ex dirigentes llevan a cabo en otros ámbitos de la sociedad para provecho de buena parte de la ciudadanía argentina), pero la verdad no sé qué es lo que quieren y cómo lo quieren conseguir. Llevaron a Borghi porque "gustaba su forma de trabajar y su capacidad probada" y en el top 5 de cosas que le criticaron fueron su dogmático uso de un esquema de juego -entonces no les gustaba mucho su forma de trabajar-, su floja (o "tétrica" si querés que use tu expresión) cosecha de puntos -se ve que no tuvieron muy en cuenta, por ejemplo, como le iba en Argentinos cuando llevaba 14 partidos dirigidos-, su falta de manejo de plantel -y más en un plantel tan disciplinado como lo fue el Boca de estos últimos años, tuvo que venir el gordo salame este a tirar todo al carajo. Seguramente que esta falta de manejo no tiene relación alguna con su capacidad como DT-...

    Ah, además hablan de "nos gusta su forma de trabajar"...acaba de tomarse el palo un tipo que juega ofensivo a matar o morir, que golea y que es goleado por igual pero que en el balance siempre pinta la cara y ahora van a llevar a alguien como Falcioni, que no comparte siquiera una de esas características...¿les gusta la forma de trabajar o lo llaman porque es el último campeón?

  6. Ninguno de ustedes es de Boca, no?

    El artículo da en la tecla. Atribuye parte de la responsabilidad en los jugadoes, pero pone el énfasis en el DT, y está bien que así sea. Los amagues de renuncia cada 2 fechas post-All Boys ya dieron la cuenta de que Borghi iba a fracasar: la inseguridad de arriba se transmitió a los jugadores. Y vean hasta qué punto Borghi se vio sobrepasado por el cargo que llegó a dar la charla técnica con el Olé en la mano preguntando a los jugadores si lo que decían en ese pasquín de morondanga era cierto. Y encima después tuvo el tupé de borrar a Lucchetti por hacer exactamente lo mismo que hizo él (si lo sacaba por rendimiento era otra historia, pero no fue asi).

    Borghi vino como DT campeón, pero en Boca nunca dirigió como tal. El derrape de la última fecha de poner a Riquelme cuando no podía jugar, y dejarlo media hora más después que pidiera el cambio dejó bien en claro que lo de él eran manotazos de ahogado.

    Probará suerte en Chile, o no. Pero su paso por Boca es un claro fracaso, por más que los jugadores no hayan rendido lo esperado (lo cual es parte importante del trabajo de un técnico). Tampoco me parece sensata la excusa de la falta de carrileros (se creen que Fierro hubiera transformado a Boca en un equipazo? Lo vieron jugar alguna vez?).

    Y en serio, se piensan que algunos de los que están arriba de Boca (All Boys, Arsenal, etc.) tienen mejor plantel? Al que le sorprende que el futbol de lugar para criterios así es a mi...

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.