Mundial Turquía 2010: Argentina derrotó a Brasil y pasó a cuartos con el corazón y la mística


La selección Argentina sigue avanzando en el camino al título que se le negó en Indianápolis 2002 (perdió frente a Yugoslavia en una final polémica) y Japón 2006 (sucumbió en semifinales ante España por un solo punto). Sacando a relucir su mística y su fuego sagrado sorteó un duro obstáculo en octavos de final: en un  parejísimo partido los albicelestes vencieron por 93-89 a Brasil y se enfrentarán a Lituania el próximo jueves en busca de su tercer semifinal mundialista consecutiva. Luis Scola, con 37 puntos y 9 rebotes, volvió a ser la figura argenta. Es tremendo lo del jugador símbolo de este equipo que sigue rompiendo récords: frente a Brasil quebró la marca histórica de un jugador argentino en un Mundial. Además es el goleador de este certamen y es el máximo anotador albiceleste en Mundiales.

Ni los tres NBA ni el profundo conocimiento de Rubén Magnano de las figuras argentinas lograron quebrar al corazón, la garra y el sacrificio de un equipo concatenado con una mística, un fuego sagrado que le permite sacar adelante partidos definitorios como el de este martes. "En los partidos como este, aparecen esas extra de físico, de ganas, de seguir avanzando" sentenció Carlos Delfino en el post-partido. El Lancha, que al igual que Scola estuvo 39 de los 40 minutos en cancha, fue uno de los principales baluartes con 20 puntos. La figura del actual jugador de los Milwaukee Bucks, que para quien escribe es el as de espadas de este equipo, apareció en toda su dimensión frente a los brasileros. 

Los primeros diez minutos fueron un preludio de lo que sería el resto del partido. 25-25 terminó el primer parcial en el cual Argentina se sostuvo gracias a los tres bombazos desde 6.25m de Delfino y la gran actuación de Scola aportando nueve puntos (triple incluído) en el cuarto inicial.  La ofensiva del conjunto de Magnano recayó sobre Leandrinho y Marcelo Huertas, con diez unidades cada uno.

El segundo cuarto siguió siendo luchado y cambiante. La paridad se mantuvo hasta el final, aunque fue Brasil quien terminó yéndose en ventaja al descanso (48-46) gracias a dos libres del base brasilero Huertas (goleador y figura de su equipo con 32 puntos) en los últimos segundos de los primeros 20 minutos. En el tercer cuarto los verdeamarelhos metieron un parcial de 5-0 y sacaron la máxima ventaja a su favor de siete puntos. Allí volvieron a aparecer las dos figuras argentinas para ganar el cuarto por 20-18 y empatar el partido en 66-66. 

En el primer minuto de los diez que quedaban, Leandrinho sacó una rápida diferencia de seis puntos a favor del conjunto de Magnano. El comienzo del último cuarto auguraba un mal futuro para el equipo de Sergio Hernández. Sin embargo apareció Pancho Jasen (marcó 15 puntos cumpliendo su mejor partido con la camiseta argentina) y respondió con dos bombazos desde el perímetro para volver a empatar el marcador. A partir de ahí fue un monólogo de Luifa Scola que, con 12 puntos, sentenció la victoria albiceleste y la clasificación a los cuartos de final. 

La Generación Dorada resolvió un complicado encuentro gracias a su espíritu guerrero, su mística y su infalible corazón de campeón. Además de las actuaciones claves de Scola, Delfino y Jasen, fue importante el aporte de Pablo Prigioni (repartió seis asistencias) y la intensidad del recuperado Fabricio Oberto para fajarse debajo de los dos tableros. Fue notable la efectividad de 61.1% desde los 6.25m del equipo argentino ante una zona que quería impedir el juego de los internos. Magnano planteó todo como para no dejar actuar a la figura argentina en la pintura pero igual Luifa volvió a descollar y a imponer su poderío frente a sus rivales. 

Argentina mejoró en su juego en el primer "a matar o morir" del Mundial de Turquía 2010. Brasil, ni con la estrategia ni con el conocimiento profundo de los jugadores rivales por parte de Rubén Magnano, no pudo frenar basquetbolísticamente al conjunto argentino. Y, lo que nunca ningún rival podrá frenar, será el corazón y la mística de un equipo guerrero, humilde y batallador. Los gladiadores de Hernández terminaron festejando descontrolados frente a los hinchas argentos que coparon el Sinan Erden Dome de Estambul. La ilusión sigue viva y el corazón intacto.

Síntesis del partido

Argentina 93: Pablo Prigioni (6), Hernán Jasen (15), Carlos Delfino (20), Fabricio Oberto (7) y Luis Scola (37). Ingresaron: Román González (0), Luis Cequeira (2), Paolo Quinteros (0), Leonardo Gutiérrez (6) y Federico Kammerichs (0). DT: Sergio Hernández.

Brasil 89: Marcelo Huertas (32), Leandrinho Barbosa (20), Alex (7), Guilherme (3) y Anderson Varejao (7). Ingresaron: Marcelinho (10), Nezinho (0), Vinicius (0), Becker (0) y Thiago Splitter (10). DT: Rubén Magnano.

Parciales: 25-25; 46-48; 66-66 y 93-89.

Así quedaron los cuartos de final:
  • Serbia-España (miércoles a las 12)
  • Turquía-Eslovenia (miércoles a las 15)
  • Estados Unidos-Rusia (jueves a las 12)
  • Argentina-Lituania (jueves a las 15)

Escrito por Matías Baldo en miércoles, septiembre 08, 2010. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

0 comentarios for "Mundial Turquía 2010: Argentina derrotó a Brasil y pasó a cuartos con el corazón y la mística"

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.