Mundial Sudáfrica 2010 - Jornada 4


Holanda 2 (Simon Poulsen e/c - Kuyt)
Dinamarca 0
Buen partido en el estadio Soccer City. Se medían estas dos selecciones europeas que habían tenido destacado papel en las eliminatorias. Desde el vestuario se veía venir algo interesante, por las buenas individualidades en ambos equipos y también por el planteo táctico danés, ecléctico pero con tendencia a verticalizar, y por el respeto del DT naranja hacia la tradición del equipo: esquema bien ofensivo, con varios delanteros en cancha. El encuentro empezó entretenido, con la posesión del balón bastante repartida, algunas pizcas de juego brusco por parte de los daneses, y con un andar punzante y dinámico por el lado neerlandés. Este comienzo se vio opacado por el gran rendimiento de la marca en zona que practicaban los dos equipos, causal de que la primera mitad derivara en un concierto con poca llegada a ambos arcos y búsquedas de espacios que ninguno de los dos lograba hallar. Existía un grado bastante perceptible de respeto mutuo entre los rivales, cosa que terminó por diluir ese buen juego que se vivió al principio para que Holanda se pierda en el toque intrascendente en mitad de cancha y Dinamarca se repliegue demasiado a la espera del contraataque, más allá de que tuviera algunas ocasiones facilitadas por su rival.

Un gol fortuito al inicio de la segunda mitad cambiaría este panorama. En la primera jugada ofensiva de la fracción, Van Persie (quien tuvo un mal desempeño) ejecutó un centro desde el vértice del área grande, para que la pelota haga carambola entre Simon Poulsen (el mejor jugador danés del primer tiempo) y Agger, rebotando en la espalda de este último para brindarle al equipo tulipán su primer gol en la Copa. El árbitro asignó finalmente el gol a Poulsen, y ese 1-0 trajo tranquilidad al ciclotímico equipo de los Países Bajos. Su DT van Marwijk realizó entonces algunos cambios, siendo su principal acierto el hacer ingresar a quien se construyó en el jugador desequilibrante: Eljero Elia. Con su explosión y juego creativo sumado a la altísima efectividad de Van Bommel para recuperar el balón en el centro del campo, el  partido se articulaba a pedir holandés. Una tibia Dinamarca no oponía mayores resistencias: su línea media estaba sumamente inconexa con el juego y sus delanteros rara vez recibieron la pelota; si la diferencia no aumentó fue por la labor del arquero del Stoke City, Thomas Sørensen. La prueba en el marcador del desarrollo del partido llegaría recién al minuto 82. Tras una de las tantas buenas jugadas que logró realizar Elia en el ataque holandés, pudo definir con categoría, pero la pelota impactó en el poste tras desvío en el cancerbero danés. Kuyt, cual buitre, apareció para mandar el rebote al fondo de la red, situación tras la cual se vieron los mejores pasajes del juego del equipo triunfador: vértigo y un fútbol de alto vuelo, frente a la inofensiva oposición danesa.

Jugadores destacados en Holanda: Van Bommel, Elia
Jugadores destacados en Dinamarca: Simon Poulsen, Sørensen

Japón 1 (Honda)
Camerún 0

Jamás en su historia mundialista, Japón había ganado un partido fuera de casa. Sus únicas alegrías llegaban de la mano de la localía en 2002. Osaka y Yokohama fueron las sedes que vieron victoriosa a la selección nipona. Pero todo tiene un final, todo termina. Hoy, en Bloemfontein, Japón superó a Camerún por 1 a 0, con un lindo gol de Honda y pudo celebrar fuera de casa, además de llevarse tres puntos vitales del Free State Stadium.

Del partido, poco y nada para destacar. Mucha fricción, demasiados pelos teñidos y una cantidad de faltas que asustan: 20 fouls cometieron los Samurai, mientras que los africanos llegaron a las 29. Números que influyeron para que el partido carezca de emoción.
El gol, y la soberbia definición de Honda, llegó tras un centro de Matsui desde el costado derecho del campo. A los 39 del primer tiempo, el jugador asiático sólo tuvo que empujar la pelota ante el desconcierto de la defensa africana. Pero ese toque, al menos, sí estuvo a la altura del Mundial. Con frialdad, el volante no dudó a la hora de enfrentarse al guardameta de Camerún.
Lo de los africanos fue más ganas que fútbol y redondearon una actuación que defraudó. Más allá del ímpetu para ir a buscar el empate, la banda de Eto'o no pudo dar vuelta la historia y estuvo lejos de lo que mostró en otras Copas del Mundo.
Ayer, Honda cumplió 24 años. Hoy, entró en la historia grande del fútbol japonés. Mañana, los asiáticos ya podrán pensar en Holanda. Un empate ante los europeos (algo que no será nada fácil) puede ser el primer paso para soñar con octavos de final.

Jugadores destacados de Japón: Honda, Kawashima
Jugadores destacados de Camerún:

Italia 1 (De Rossi)
Paraguay 1 (Alcaraz)

Paraguay empezó con más ganas que futbol y muchas imprecisiones. Italia se sirvió de eso y salió a comerle el hígado, al menos en los primeros minutos. En el primer tiempo hubo mucho ida y vuelta: la defensa paraguaya fue bastante sólida (Da Silva el punto más alto, bien Alcaraz) y Villar sacó absolutamente todas. Así, se le complicó el trámite a Italia, que aunque dominaba en el mediocampo no podía superar a la última línea guaraní.
Cuando Italia perdió el control del balón, el partido se hizo más lento porque los paraguayos no mostraron un despliegue físico a la altura del encuentro y, además, porque Italia le pagó con la misma moneda con su defensa. Por tal motivo, ambos conjuntos empezaron a abusar del pelotazo. El gol llegó cuando Italia se replegó mucho y empezó a ser más brusca de lo normal. Tiro libre ejecutado perfecto por Aureliano Torres y Alcaraz ganó en el cabezazo, para cambiarle el palo a Buffon y hacer estéril (?) su esfuerzo. 1-0 a los 39'. Después del gol, fue mucho mejor Paraguay, bastante cerca de aumentar las cifras, pero con varias imprecisiones ofensivas.
Curiosamente Lippi sacó a Buffon en el entretiempo (una lesión en la espalda que arrastra desde hace meses le jugó una mala pasada) y entró Marchetti que llegaba a este encuentro con sólo cinco partidos con la seleccion. El partido se puso más entretenido con los cambios (ofensivos por parte de Martino que puso 3 puntas, y ortodoxos por parte de Lippi que sacó y puso jugadores en la misma posición). Camoranesi entró e hizo una falta y debieron expulsarlo por una patada criminal sobre el final (momento del partido en el que compartieron cancha los "argentinos" Camoranesi, Santana y Barrios). En esa tenencia de pelota dividida se impuso Italia y el mediocampo paraguayo no existió. Hasta que en un corner, Villar salió mal, le erró a la pelota y De Rossi la mandó a guardar. Italia empató bien a la italiana, bien como marca su historia futbolística y no mostró ambición para ganarlo. Paraguay también bajó un poco el nivel pero en ese nivel parejo-malo el partido se volvió emocionante, tenso y entretenido.

Jugadores destacados de Italia: Zambrotta, Pepe
Jugadores destacados de Paraguay: Da Silva

Cobertura del Mundial 2010
Para vivir la Copa del Mundo FIFA Sudáfrica 2010 podés ingresar al archivo de notas del Mundial 2010. Además, podés seguir la información minuto a minuto desde el twitter oficial del blog @ticespor o suscribiéndote a nuestro rss.

Escrito por Tegin en lunes, junio 14, 2010. Etiquetas . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

3 comentarios for "Mundial Sudáfrica 2010 - Jornada 4"

  1. http://www.facebook.com/pages/Maximas-del-Mundial-Sudafrica-2010/127294737305167

    Máximas del Mundial Sudáfrica 2010, el análisis más gracioso de mundial Sanfe, te esperamos!

  2. esteban 3:18 p.m.

    gana paraguy

  3. En este mundial no pinta ningún africano.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.