El tenis británico espera un campeón de película

Andy Murray es mucho mejor que Peter Colt. En primer lugar, Andy Murray es la raqueta número uno de las Islas, mientras que Peter Colt es el personaje que interpreta Paul Bettany en la película Wimbledon.

Frederick John Perry es el tercer tipo en cuestión. Su estatua se la puede encontrar en el All England Tennis Club, mientras que la marca de ropa deporvia que lleva su nombre se puede reconocer por el logo del laurel. Pero Fred es mucho más que eso: campeón en 1936 del US Open, es el último británico que se consagró en un Grand Slam. Nació en 1909, en Stockport, Inglaterra, y murió el 2 de febrero de 1995, en Melbourne.

Ahí cerca, Andy Murray estuvo a punto de quebrar la maldición, quince años después de la muerte del gran campeón. Pero Andy no es Colt. A punto de dejar el tenis profesional, y hundido en el puesto 119 del ranking, Peter decide participar en Wimbledon y retirarse, ya en el ocaso de su carrera, en la Catedral. Pero no está solo: conoce a la estadounidense Lizzie Bradbury, interpretada por la bella Kirsten Dunst. Ella es una joven estrella que llega al circuito para arrasar con todo. Concentrada, decidida, controlada y entrenada al máximo por Dennis (Sam Neill), su padre y entrenador, Lizzie no permite que nada se interponga en su camino, ni una equivocación de un juez de línea, ni una pelota inesperada y menos aún un romance sin importancia con otro campeón en alza, el americano Ja-ke Hammond (Austin Nichols). El futuro de Lizzie ya está escrito: será la mejor tenista del mundo. Mientras, los planes de Peter para un retiro tranquilo se quedan en suspenso cuando llega al All England, conoce a Lizzie y empieza una historia de suerte, amor y raquetas. La prensa británica, que como el público, sólo quiere a los ganadores, redescubre a Colt y hasta reaparece su agente. Todo producto del sueño de tener nuevamente un campeón británico, y en Wimbledon. Una combinación perfecta.

El final, propio de una comedia romántica, tiene todo lo que se supone: Peter Colt llegando de casualidad al partido decisivo, ella eliminada por una noche de sexo que la desconcentró, una final frente a Hammond (el rival en la vida), lluvia y la reconciliación amorosa en el vestuario, tras el parate por la tormenta. Luego del agua, el experimentado supera al rebelde y el césped londinense ve pasar a un nuevo campeón del Reino Unido. Sólo faltan las perdices y el vivieron felices.

El 31 de enero de 2010, en Melbourne Park, Roger Federer vapuleó a Andy Murray por 6-3, 6-4 y 7-6 (13-11) y dejó al escocés entre lágrimas. Demasiada presión, dicen los que saben. Está claro que no fue casualidad que siete medios británicos hayan viajado a Australia 24 horas antes de la gran final. Mientras RF logró su decimosexto Grand Slam, Andy Murray vio pasar otra final de un torneo grande delante de sus narices. "Estoy hambriento por ganar un Grand Slam. Desde que tenía 16 o 17 años, cuando empecé a jugar los Grand Slam juniors, que lo imagino. He trabajado muy duro para darme esa oportunidad, pero por el momento no ha sido lo suficiente. Estoy seguro que un día pasará y cuando llegue, después de las derrotas, será incluso mejor", dijo uno de los sobrevivientes de la Masacre de Dunblane. Junto a su hermano Jamiee, en marzo de 1996, se escondió debajo de una mesa y se salvó del peor asesinato múltiple de Gran Bretaña.
"Ahora creo que no suena tan mal ser 119, si uno piensa que hay cuatro millones de jugadores en el mundo", analiza Peter Colt. "Puedo llorar como Roger, pero no puedo jugar como él", se lamenta Andy Murray. Mientras, Fred Perry continúa siendo el último rey con corona. Los británicos, a excepción de quienes concurren a las salas de cine, siguen esperando un campeón de película.

Escrito por San_Felipe en domingo, enero 31, 2010. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

6 comentarios for "El tenis británico espera un campeón de película"

  1. Me gustó mucho la nota...
    Más me gustó ver perder a Murray...
    Mucho más me gustó ver jugar a Rogelio =)

  2. Federer es tan grande que logra que a uno no le moleste levantarse un domingo a las 5:30 de la mañana para verlo jugar.

  3. Excelente crónica.

    Andy Murray algún día ganará el Grand Slam que se merece.

  4. Murray me encanta, creo que su estilo mas bien contragolpeador y conservador revoluciona al tenis de Inglaterra, pero le falta mas decision y punch con su drive, casi que ni molesta con ese tiro. Si mejora mas el ataque, sera invencible

  5. diego_we 11:48 a.m.

    Miren este invento mio del ranking de clubes

    http://www.taringa.net/posts/deportes/4509042/Ranking-Sudamericano-de-Clubes-de-Primera-Division.html

  6. dejate de joder, luciano.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.