Carlos Tevez y los gestos desafiantes del triunfo


Las leyendas, leyendas son. Pero hay una que recorre las Islas Británicas desde hace un rato largo y que ayer, en Manchester, recorrió el mundo gracias a los milagros de la TV y una semifinal de Carling Cup que cruzó al City y al United, y que promete una magnífica revancha en Old Trafford. Mientras Carlos Tevez respondía hacia adentro y hacia afuera del verde césped, el público local fue más allá. Tras el penal que convirtió el Apache y significó el empate parcial, los Citizens mostraron el signo V con sus dedos, que por esos lares poco tiene que ver con la victoria.

Adentro, Tevez pateó el penal fuerte y al medio (como indican los manuales de liberación de tensiones) y se lanzó en una carrera que incluyó la mirada desafiane ante los aficionados del United, un freno cerca del banco y los dedos en forma de marioneta, que en el idioma del barrio es "ustedes sigan hablando" (modo irónico, claro está). Sus hinchas coparon las pantallas guiados por la historia. Cuenta la leyenda que cuando un francés conseguía capturar a un arquero inglés (los de arco y flechas) en la Batalla de Agincourt, allá por el otoño de 1415, era común que le cortase los dos dedos que utilizaban para estirar la cuerda del arco. De esa forma se aseguraban que no volverían a lanzar flecha alguna. Pero los británicos, en señal de desafío ante aquellas mutilaciones, levantaban los dos dedos con las yemas hacia la cara antes de la batalla y con ello querían advertir de algo muy evidente: "Cuidado que aún tengo dedos para armar mi arco y disparar mis flechas". Desafiantes, como ese tal Carlos Martínez, que todavía debe estar recordando el desprecio de Sir Alex Ferguson, quien lo dejó ir porque "no valía lo que pedían".

Desde los foros celestes, los hinchas del City, fans del Tevez Dance, pedían un baile delante de la cara de borracho de Fergie. Pero el hombre que pasó del amor al odio con los hinchas del United, tenía preparado un mejor repertorio: el primer gesto fue claro y el segundo, tras un cabezazo en el área chica, lo fue aún más. Corrió, se sacó de encima a los compañeros y posó sus manos detrás de sus orejas. "Ahora, los escucho" lanzó, junto al gesto made in Riquelme.

Carlos Tevez, a fuerza de goles, volvió a desafiar. Siempre lo hizo. Desde "la gallinita" en el clásico de Copa Libertadores que significó la eliminación de River en manos de Boca hasta cuando se puso arriba de un travesaño y entonó el famoso "la selección se va a la puta que lo parió". Pero también desafió gracias a su fútbol, y ese es el gesto que mejor le sale. En algunas oportunidades vendiendo cierto humo y otras tantas veces desde el corazón. A una semana de la revancha (que puede borrar con la mano lo que hoy se escribió con el codo, como diría AC), tuvo el partido que soñó y le sumó dos tantos a una racha que ilusiona de cara al Mundial (suma 12 goles en los últimos 9 partidos). Las leyendas, leyendas son. Y hay una que recorre las Islas Británicas desde el 30 de agosto de 2006, cuando llegó a West Ham.

Escrito por San_Felipe en miércoles, enero 20, 2010. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

5 comentarios for "Carlos Tevez y los gestos desafiantes del triunfo"

  1. A comerla Sir Alex

  2. grande apache... pero esas cosas hacelas en el mundial y gritaselo a dunga en la cara...

  3. che,habria que poner la imagen de Gary Neville que dicen que fue la que causo el mayor enojo de Calito

  4. aca esta la foto (la dejo en mi nick)

  5. Anónimo 12:49 p.m.

    el mejor jugador que existe...........donde lo pones juega ya sea en chacarita o en el mejor club del mundo no es cagon ..........sei messi a vos te digo cagon

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.