La renuncia de Cappa: Lloren chicos, lloren


» Captura de Youtube / Tarde de marzo, tarde fútbol en Parque Patricios

El ex técnico de Huracán no necesitó de todo el pueblo quemero para presumir de un momento glorioso. Con dos hinchas, le bastaba y le sobraba, aunque miles se encontraban en pleno éxtasis. Uno, un día se le acercó y le dijo que tenía un cáncer terminal y que seguramente no iba a ver campeón a Huracán, pero que el mejor tratamiento que pudo tener fue “haber visto jugar al equipo como lo hizo todo este tiempo”. Otro, con menos problemas a cuestas, le confesó que fue uno de los que le gritó, tras la derrota frente a Arsenal en el Apertura pasado, “dale boludo, despertate que nos vamos a la B”. En un semestre brillante, a la salida del Ducó, el señor lo abrazó y entre lágrimas se lamentó de sus dichos.

Sin un gran pasado como futbolista, Ángel Cappa, oriundo de Bahía Blanca, debutó a los 18 años en primera, vistiendo los colores de Villa Mitre, primero, y de Olimpo, después. Pero no todo era fútbol en su vida. Cursó estudios de filosofía y psicopedagogía y, además, ejerció la docencia. Su graduación como técnico llegó recién en 1983, cuando se recibió en Sevilla. A partir de allí, su currículum muestra pasos por Banfield, Huracán, su colaboración con César Luis Menotti en Barcelona, Boca y Peñarol, la dupla técnica con Jorge Valdano en Tenerife y Real Madrid (campeón de Liga 94/95) y su paso solitario por Las Palmas, Racing, Atlante, Tenerife, Universitario de Deportes (campeón peruano) y Mamelodi Sundowns de Sudáfrica. Un trotamundos del balompié y un amigo de los libros. Una mezcla extraña en un fútbol que corre, pero no piensa.

Militante de izquierda y un emigrado político, de esos que no tenían la opción de volver, tuvo que hacer las valijas en plena dictadura. “Ángel es un hombre de fútbol pero militante, intelectual, licenciado y aparte es un ideólogo”, lo describió su pareja de truco en las tertulias españolas, en los encuentros argentinos en pleno Madrid. Ese muchacho era un tal Andrés Calamaro, que además de compañero de juego, es amigo.
Sus ideales y su formación intelectual, lo llevaron a integrar un movimiento político. “Milité en un grupo llamado Peronismo de base. Cuando dije eso en México, un medio me puso Terrorismo de base”, contó hace un tiempo Cappa, a pura risotada. En septiembre de 1976 él ya estaba refugiado en España. “Seguía militando políticamente en el exterior, haciendo revistas. Participé en el congreso del boicot al Mundial de Argentina, y, al mismo tiempo, veía los partidos por televisión, y, gritaba los goles como un loco. En realidad, no era evitar que se jugara el Mundial, sino, denunciar al gobierno militar”, agregó. Por eso no sorprendió que el plantel de Huracán haya visitado la ESMA o que le haya llevado juguetes a los chicos del hospital de pediatría Garrahan.
El 22 de mayo de 1979, en Suiza, jugaron la Argentina y Holanda, por los 75 años de la FIFA, en un encuentro promocionado como "la gran revancha del 78". Acá las mentiras ocultaban demasiadas cosas, pero en Berna, un grupo de personas desplegaron unos carteles que decían "Videla asesino". Era en la platea detrás de uno de los arcos. Minutos después, la orden militar dispuso que se tape con una publicidad de Les Luthiers sobreimpresa en la imagen. "Yo fui a ver a Maradona, pero me puse a colaborar con los muchachos, mientras acá, el periodismo cómplice no dijo una sola palabra de lo ocurrido", confesó hace un par de meses Don Ángel.

Creció con un póster de Ernesto Grillo en el ropero de su cuarto y antes de acostarse lo dejaba abierto y se dormía soñando ser como él y que tenía el número diez en la camiseta. Grillo fue el autor de un golazo a los ingleses, en cancha de River, que sólo fue superado (en cuanto a belleza) más de 30 años después por el tanto de Diego Maradona, en México 1986. “Es imposible”, murmuró el arquero británico Ditchburn, después de que el argentino se haya pasado a medio equipo. Su extraña mezcla de fútbol y literatura logra que Grillo pueda estar a la altura de Cortázar o García Márquez.

Talibán del menottismo, logró que todos afirmen que “Huracán juega bien”. Un elogio para su sistema y un aplauso para el corazón. El romanticismo se adueñó del torneo Clausura y puso en el tapete la vieja rencilla entre los que prefieren el buen trato del balón y los que se abrazan al resultado. “Todo el mundo sabe qué es jugar bien. Lo que pasa es que hace algunos años se instaló un discurso que puso en duda esos preceptos. Como había pasado en el 58, cuando empezaron a decir que la nuestra no servía. Y hace unos años pasó lo mismo: decían que jugar bien es defender y no sé cuántas cosas más. Pero si un amigo te pide que lo lleves a ver a un equipo que juegue bien, lo vas a llevar a ver a Lanús, a Vélez y a Huracán”, contestó cuando lo apuraron en plena levantada futbolística del Globo.
Su apego al concepto primordial de un buen tratamiento de la pelota y del cuidado del pase, como lo más importante del fútbol, rescató el “mirá que lindo juegan” y acalló las voces que ponderaban los números de teléfonos. ¿Qué? Claro, para Cappa, hablar de sistemas es hacerlo en abstracto: son números y todo el mundo tiene razón. De hecho, una vez le dijo a La Volpe que si al 3-3-3-1 le ponía el prefijo 91 adelante, lo podían llamar a Madrid.
Con Javier Pastore, Matías De Federico y la categoría de Mario Bolatti, Parque Patricios vibró con un equipo que se dio el lujo de no conocer la derrota por casi una decena de cotejos. Contaba Javier Pastore que "hay algo con lo que Angel me vuelve loco, pero tiene razón. Me insiste con que, en mitad de cancha, puedo ser un jugador normal, pero que adelante tengo que ser Pastore". Goleó a River, le ganó el clásico a San Lorenzo, dio vuelta un partido más que emotivo frente a Racing y hasta destrozó a un Lanús que parecía tener un fútbol similar, pero un poco más maduro. Fue 3 a 0 en Parque Patricios e incluyó las lágrimas de una tercera hincha que podría entrar en la historia.

La mujer, de pie en la tribuna, lloró de tanto tiki-tiki en los ojos. Fue la imagen del partido. Huracán cerró la tarde con un resultado que hizo recordar al campeón del Metropolitano 1973. "¿Reminiscencias de aquel equipo? Es exagerado compararlo. El equipo del 73 es irrepetible. Fue una cosa maravillosa de ésas que ocurren cada 100 o 200 años. Sí nos sirve como modelo", no dudó en advertir Angel Cappa al terminar el cotejo.
Hace poco, en una entrevista que le dio a la revista El Gráfico, el ex ayudante de campo de Valdano habló sobre su manera de ver el fútbol, sobre el lirismo que lo identifica. "El menottismo es como los Reyes Magos: uno espera sus equipos con ilusión, sin saber que traerán. El Bilardismo es el tipo que te dice: Nene, los Reyes Magos son los padres”, declaró e ilusionó a los niños del Globo.
Dicen que él y sus amigos no entrenan, pero lo desmiente ni bien le saltan con tamaña difamación. El toque se entrena. Se puede decir que Michels impuso el estilo y Menotti, los conceptos”, retrucó. Su ejemplo sobre cuál es el fútbol que le gusta a la gente, es el del entrenador que un congreso había dicho que hizo una encuesta acerca de qué es jugar bien y que la gente no se puso de acuerdo, por lo que concluyó que jugar bien era ganar. “Entonces yo dije que había hecho una encuesta preguntando qué era una puerta. Y como no encontré una definición precisa llegué a la conclusión de que las puertas no existen”, agregó Ángel, a modo comparativo.

Con Huracán subcampeón, vivió su momento de gloria, de mayor reconocimiento. Dicen que a partir de esa campaña, su imagen se transformó y empezó a ser valorada por los equipos grandes del torneo local. “Yo ahora salgo en el diario diciendo que el 4 tiene que jugar con los botines al revés y me aplauden”, contestó, desde la humildad. Igual, destacó que Huracán es refugio de fútbol, de bohemia, del barrio, del tango. Y que eso se respetó con holgura. "Es un maestro", lo elogió Patricio Toranzo, uno de sus jugadores predilectos, y por el que se pagaron 100 mil dólares para que dispute los 90 minutos del partido frente a River. Él respondió con un gol y aportó una máxima al compendio de frases cappistas: "Cuando entren a la cancha, abran el manual y saquen todo lo que saben".
Amante del buen pie que pregonó el Barcelona de Pep Guardiola, pidió que consideren al catalán como un buen ejemplo de “técnico-saca-puntos”, porque “fue el técnico que más puntos sacó en el mundo”.

Jorge Valdano contó, en una de sus columnas del diario El País, de España, que “cuando el Tenerife le ganó al Sevilla de Bilardo, en Argentina se presentó el enfrentamiento como un duelo ideológico. El diario Clarín del día siguiente tituló: 3-0 y no se hable más”. Hace un par de meses nomás, el Huracán de Ángel Cappa entró en los libros del fútbol argentino, aunque no pudo en la gran final frente a un Vélez sólido y efectivo, y con el tiempo -gracias a los negociados- se terminó diluyendo. Los ángeles de Cappa aportaron un granito de arena, para que, obviando lo que escribió el matutino, todos sigamos hablando.

Relacionado:
# Despedida 2.0: Ángel Cappa renunció desde su blog
# Cappa: "Huracán fue la tumba del niembrobilardismo"
# Velez campeón Clausura 2009

Escrito por San_Felipe en miércoles, noviembre 25, 2009. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

21 comentarios for "La renuncia de Cappa: Lloren chicos, lloren"

  1. danii esp. 5:49 a.m.

    Espectacular el post, completisimo, te felicito.

  2. muy bueno che,bien redactado

  3. Como en algunos parrafos se pueden poner las cosas en su lugar eh!
    Yo sinceramente me sorprendo cuando se habla de vende-humo, de mentira, de DT de cotillon, de mal perdedor, puesto que creo que a cualquiera que le guste el futbol con Huracan disfrutaba mas de lo que decidia cambiar de canal. Yo no sé si fue lo mejor de los ultimos 20 años, o si llevo la esencia de nuestro futbol (no se si la tiene tampoco), pero jugaba Huracan y al que le gustaba ver un partido, lo miraba, veia como Pastore elegante jugaba y tocaba, como De Federico, corria, enganchaba, fluia entre los contrarios y definia, Bolatti jugaba por 3, Arano metia goles!!!. Es por eso que no entiendo el mensaje de aquellos que siguen sosteniendo, "que gane algo primero y despues hablamos", "es una mentira, que se dedique a la literatura, a esto se juega a ganar", en fin...la verdad lamento su ausencia en el futbol nuestro de cada dia, puesto que para mi Huracan estuvo a la altura del Independiente de Brindisi, el Velez de Bielsa, el River de Ramon Diaz, el San Lorenzo de Pellegrini, el Lanus de Cabrero, equipos que jugaban al futbol, entre tanto mediocridad.

  4. "dale boludo, despertate que nos vamos a la B"

    Se despertó para ir a mear y se volvió a acostar (?)

  5. Pero si un amigo te pide que lo lleves a ver a un equipo que juegue bien, lo vas a llevar a ver a Lanús, a Vélez y a Huracán

    Nótese que el equipo en negrita salió campeón acusado de antifútbol poco menos. Cuánto humo, por diossss... Qué bien que la hizo Olé, no pudo vender por el año de boquita pero se las ingenió para inflar a huracán hasta el hartazgo

  6. Anónimo 11:44 a.m.

    Que Huracán haya jugado bien no hace que ese técnico no sea un vendehumo. Ser talibán del menottismo (o de otra cosa) no es una virtud.

  7. Si bien me gusta su idea del futbol, al igual que la izquierda argentina se quedó en el pasado y necesita hacer constantes referencias a enemigos.
    Lo veo como un Don Quijote moderno.

  8. Cof Cof, nos tapó el humo (?)

  9. Che, se fue de Huracán, no se murió!
    Parece una necrológica esto...

  10. Mi dios..que personaje nefasto..tuvo unas 10 fechas en las que jugo bien pero las primeras 9 fue bastante caotico el Tiki Tiki, ademas pensemos porque se va, porque huye de su tiki tiki?? lo hace porque no quiere quemarse, o sea nada de lirico, vendehumo 100%: cuando todo esta bien, y tiene los players se queda y habla cuando tiene que laburar y organizar un trabajo sin tanta clase, huye cual rata....que se vaya, somos mas los que no lo vamos a extrañar!

  11. Anónimo 11:34 a.m.

    Me gustó mucho su Huracán del primer torneo (a quién no?). Me gusta ese fútbol. Pero no me gustó en absoluto su menosprecio hacia los jugadores de su plantel en el torneo actual. Vos podés putear una vez al principio, pero después te callás y no volvés a putearlos. Decir todo el tiempo que te desarmaron el equipo, que trajiste lo que pudiste, etc. no hace más que desmotivar al jugador.
    Qué onda Laurito y Trecarichi? Por qué no jugaron casi nada?
    Al final, deja gusto a esas cosas que deberían haber durado más. Debería haberse podido rearmar de otra forma... pero bue...

  12. Anónimo 3:16 p.m.

    deberia haber sabido laburar, pero que saben de eso los menotistas

  13. Anónimo 1:42 p.m.

    La verdad como hincha de HURACAN me gusta lo que escribieron. Cappa se fue de HURACAN por que sabia que en Diciembre no le iban a traer un puto refuerzo de jerarquia. HURACAN y sus hinchas, no nacimos para disfrutar cada seis meses de futbol, sino disfrutarlo una cada 20 o 30 años, una lastima para HURACAN y una lastima paar el futbol argentino, espero ver a Cappa en algun otro equipo dentro de poco, para que les cierre el orto a todos los boludos que dicen que vende humo. Humo venden los Basiles, los Carusos, los Simeones, los Bilardos, los Maradonas, y la lista sigue; que no tienen ni la mas puta idea de lo que es tratar bien a una pelota y lo unico que les intereza es ganar como sea, hasta poniendo algo en el agua.

  14. Anónimo 10:09 p.m.

    Quien haya visto a Estudiantes 82/83, jugando con tres nº 10 (Sabella, Ponce, Trobbiani), y acuse de antifutbol a Bilardo, es un necio.
    Jimi

  15. Anónimo 10:59 p.m.

    Si meterle algo en el agua para que el contrario se sienta mal y que no pueda jugar bien y despues admitirlo no es antifutbol?, entonces decime que mierda es el antifutbol. Segui idolatrando a Bilardo que asi estamos, con gente como esa lacra no vamos a ningun lado. Como dijo Menotti, el mundo le tiene que agradecer al futbol de que Bilardo no ejercio como medico.

  16. Anónimo 2:19 a.m.

    Es verdad. Meter algo en el agua no es tan grave como meter trigo en un barco. Maradona con Menotti: expulsado tras baile con Brasil. Con Bilardo, Campeón y Sub-Campeón del mundo. "el menottismo es abrazarse con Videla en el palco, y después arreglar un partido con Perú. El bilardismo es llegar a dos finales jugando afuera" Ahi lo tenes a tu fútbol de izquierda, en connivencia con los militares, y después llenandóse la boca con lirismo. ¿A donde vamos con gente como esa lacra de Menotti? Hipocrecía pura: comunista y con los militares. Sigan idolatrando a Menotti.
    Jimi

  17. No sean hipócritas anónimos de cuarta, que seguro festejaron el título del '86. Entonces sí, hay que ganar como sea, le pese a quien le pese, porque el que gana festeja. No me imagino a ningún pelotudo de brazos cruzados con cara orto diciendo "ah no, yo con este antifútbol no festejo, no señor eh"(?)

  18. edit: bueno, Pagani tal vez sí

  19. Anónimo 2:31 p.m.

    Pensar que Valdano y Cappa son dos grandes del fútbol, es ofender a los grandes estrategas de este deporte, entre muchos otros, Happel, Michel, Kubala, Cruyf, Puskas, Disteffano. Cree que Valdano y que Cappa (dos seudoprogresistas de café, e hipócritas de cartón, con sueldos anuales de mas de 2millones de dólares) son grandes escritores, es humillar a los escribas de verdad, como ser, entre muchos otros, Borges, Cortazar, Martí, Tuñon, Celedonio Flores, Cardenal, Neruda, García Márquez, y tantos otros analistas de la realidad, ejecutado ese análisis con bella poesía. Entender que Cappa y Valdano son periodistas, es abolir el periodismo. Sostener que Valdano y Cappa son buenas personas, es creer que la humanidad está habitada por Stalins y Hitlers, ya que ellos solo pueden ser buenos ante ellos, nada mas.

  20. Anónimo 2:33 p.m.

    Pensar que Valdano y Cappa son dos grandes del fútbol, es ofender a los grandes estrategas de este deporte, entre muchos otros, Happel, Michel, Kubala, Cruyf, Puskas, Disteffano. Creer que Valdano y que Cappa (dos seudoprogresistas de café, con sueldos anuales de mas de 1millón de dólares) son grandes escritores, es humillar a los escribas de verdad, como ser, entre muchos otros, Borges, Cortazar, Martí, Tuñon, Celedonio Flores, Cardenal, Neruda, García Márquez, y tantos otros analistas de la realidad, ejecutado ese análisis con bella poesía. Entender que Cappa y Valdano son periodistas, es abolir el periodismo. Sostener que Valdano y Cappa son buenas personas, es creer que la humanidad está habitada por Stalins y Hitlers, ya que ellos solo pueden ser buenos ante ellos, nada mas, o a ustedes gente común (dentro de la que me incluyo) ¿Cappa y Valdano los protegen y los ayudan?.

  21. Anónimo 2:34 p.m.

    Bilardo es el camino para el deporte argentino. Bilardo, un hombre trabajador, que no es un charlatán. El hombre que revolucionó el futbol argentino

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.