Treinta veces Julio



Todo empezó en 1979. Era en abril, podría cantar Baglietto. El día 6, en una votación unánime de una asamblea supervisada por el vicealmirante Carlos Alberto Lacoste, Julio Grondona fue elegido como presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Treinta años pasaron de aquella reunión y el sillón lo sigue ocupando Don Julio. Después de 28 presidentes en 35 años, uno solo llegó a las tres décadas. Una interesante curiosidad histórica que cruza los límites de la democracia. Alguna vez, Juan Pablo Varsky escribió que hay una palabra empieza con "p" y termina con "r": poder. Y todos lo quieren. Pero que también hay otra palabra que empieza con "p" y termina con "r": pudor. Nadie lo tiene. Al muchacho nacido en Sarandí, tanto vocabulario le cae como anillo al dedo. Como ese anillo que dice "todo pasa", menos él.
"Levanten esos brazos, señores. Arriba las manos. Al que se mueva, lo quemo. Quietos ahí, así, mansos, inútiles, comprables por nada, sin principios, vacíos, con la mirada de imbécil agradecido. !Viva mi democracia! Bueno, ya pasó", se atrevió a escribir Victor Hugo Morales, describiendo una de las tantas farsas electorales que se dieron en la calle Viamonte.

Y Grondona sigue aferrado. Sus amigos son todos y sus enemigos no existen, o no los quiere ver. Su ambición llegó a la FIFA y hasta se dio el lujo de ver a su querido Arsenal de Sarandí en Primera, bajo su presidencia, claro está.
Su poder termina donde baja el sol y su influencia es más fuerte que la de un Presidente de la República. Todos lo tienen cuenta y nadie se anima a tocarlo. Para los que intentaron arrimarse: pobre de ellos. Su última elección le asegura su lugar por dos años más. La cifra llegará a 32 temporadas y no hay persona que crea que ese sea el tiempo final. Será en 2011 y con 80 años de edad.
Una vez, una sola vez, tuvo un opositor. Fue el ex-árbitro Teodoro Nitti, en 1991. Gracias al antiguo y fraudulento sistema de la mano levantada, se llevó sólo un sufragio. Alguna vez insinuó Bilardo, otras tantas Gámez. Pero nadie se sentó a medir fuerzas.

En su oficina tiene un retrato de Juan Pablo II. Él duró más que el querido Papa polaco, aunque ambos llegaron juntos a sus puestos. Mientras, en su despacho de la ferretería, ahí cerca del Viaducto, tiene una foto junto a Maradona. Arriba de la fotografía se puede leer "Alguna vez, los dos mejores estuvieron juntos". Show must go on.

Relacionado:
# Don Julio, gente digna de mi
# Don Julio ya me da pena

Escrito por San_Felipe en lunes, abril 06, 2009. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

10 comentarios for "Treinta veces Julio"

  1. La mayor verguenza del deporte nacional.

  2. Mi viejo conoció a Nitti, q laburo de inspector tambien. Me cuenta cada cosa, je.

    basta de AFAnar.

  3. Todos lo critica, nadie lo enfrenta. Por algo es.

    Tremendamente Motivados

  4. Andate Grondona

  5. "El día 6, en una votación unánime de una asamblea supervisada por el vicealmirante Carlos Alberto Lacoste"

    Nada en donde haya estado metido el hijo de puta de Lacoste puede salir bien.

  6. Anónimo 12:57 a.m.

    "todos lo critica"...aprendé a escribir, acertijo grondonista (?).

  7. Cuando sale el Ranking?

  8. El jueves o viernes. Regalo de pascuas (?).

  9. ¿Cómo se hace para seguir confiando en el fútbol? ¿Cómo se combate a esta gente mientras al mismo tiempo se habla de 4-4-2 o 1-1-8 en todos los medios? ¿Cómo hacemos cada domingo para "no querer ver" los que ya no somos ciegos?

    Cuantas preguntas sin respuesta.

  10. Andate Grondona...es así de simple.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.