Operación empate



Esto de los clásicos es el cuento de la buena pipa. Querés que te cuente qué pasa cuando un equipo llega entonado y el otro supuestamente mal. Qué. Si querés que te cuente qué pasa...

Boca arribó a esta nueva edición del superclásico mejor parado. La sensación en la semana hablaba de goleada, de una defensa riverplatense débil, de un equipo superior contra otro netamente inferior. La actualidad copera y el último campeonato en la vitrina pesaban más que un flojo arranque continental, un andar dubitativo en el torneo y un último lugar en la pasada tabla de posiciones. "Contra River siempre me fue bien", decía Ischia entre risas.
La sensación térmica, decíamos, era bien distinta a lo que terminó pasando. Riquelme no se quería perder el partido por nada del mundo. Y la explicación que daban desde adentro era "psicológica". "Aunque juegue 10 minutos", eso bastaba para que los jugadores de River se sientan inferiores. Pero Román no llegó. Su lesión en el pie pudo más que sus ganas. ¿Boca tiene un plan para jugar sin él?.

Ayer, en La Bombonera, el cuento de la buena pipa volvió a decir presente. Sin un ganador, pero con un perdedor. Y, según declararon sus propios jugadores, ese equipo fue Boca. Porque el empate no le sirve para el Clausura y porque el desgaste lo propusieron ellos. El conjunto local dominó el partido y tuvo su premio en el golazo de Martín Palermo. Zapatazo made in Titán para poner el clásico 1 a 0 y dejar la casa en orden, con felices pascuas y la mar en coche.
Ahí, Gorosito se dio cuenta que había que meter cambios. Aunque River no fue aquel equipo de Simeone que se replegó en su visita a La Boca, sus dirigidos proponían un ida y vuelta tibio. Un clima que se fue calentando gracias al ingreso de Diego Buonanotte (por Bou), quizás el mejor socio que puede tener Marcelo Gallardo (lento de piernas, pero rápido de cabeza).

Un foul al Enano terminó en un tiro libre del Muñeco que se coló sobre la derecha de Abbondanzieri. El empate transitorio motivó al visitante y bajó los decibeles del local. Y de no ser por una definición apresurada de Radamel Falcao (que todavía se debe estar lamentando), la igualdad podría haber mutado a triunfo para un River que aunque mostró reacción, no brilló. Y la victoria podría haber sido un premio excesivo. "Cuando no se pueden ganar estos partidos, no hay que perderlos", declaró Riquelme (que estuvo en la cancha viendo el partido) luego. Y cuánta razón tuvo. Esta vez, Boca tenía todo para ganarlo, pero de pelota parada llegó el baldazo de agua fría que transformó la alegría en calentura. Una calentura seguramente pasajera. Porque más allá de que no se llevó los tres puntos, se salvó de una derrota inmerecida.
Por su parte, River tendrá que tomar este punto como un envión, acá y afuera. Porque no festejó el empate, pero le puede servir desde la cabeza, desde lo anímico. La reacción del último cuarto de hora no puede quedar en buenas intenciones.

En el cuento de la buena pipa, el que terminó mejor fue el que llegó peor. Un clásico más viejo que Boca-River.

Relacionado:
# Boca no fue menos pero River se fue con el pecho inflado [Gantmanblog]
# El día del arquero [La Redó]
# Boca no lo supo ganar; River festejó un pobre empate [MuyBoca]
# Lo que el superclásico se merecía [Valechumbar]
# Apostillas del clásico [La Pelota no dobla]

Escrito por San_Felipe en lunes, abril 20, 2009. Etiquetas , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

6 comentarios for "Operación empate"

  1. Los dos tuvieron miedo a perder, los dos no merecian ganar. el empate es perfecto.

    Tremendamente Motivados

  2. MARCE ARAUJO 1:43 p.m.

    FUE UN PARTIDO DE MIERDA, ASI DE SENCILLO.
    Y VOS ACERTIJO, CHUPAME LA PORONGA Q TE GUSTA, PUTO.

  3. si el gol se lo hacian a Ojeda iban a joder con que era bajo y por eso no llegaba

    manga de putos todos.

  4. Fue una estafa (?).

    Y no coincido en eso de "uno llegaba entonado y el otro mal". Llegaban los dos mal, muy lejos de la punta.

    Que a Boca le esté yendo bien en la Libertadores...es otra cosa, pero en el torneo, ahora quedó atrás de...el Racing de Caruso :P.

  5. Mr Plow 3:40 p.m.

    San Felipe:

    Con todo respeto, me parece muy errada tu apreciación de que "uno llegaba entonado y el otro mal".

    Los dos venían de manera desastrosa. River con muchas complicaciones en la Copa y un campeonato en el que nunca estuvo demasiado cerca. Boca, ganando en la Libertadores, es cierto, pero contra rivales de nula jerarquía y tambaleando en el torneo.

    Decir que un equipo que hace tres fechas que no ganaba había llegado entonado me parece muy tendencioso para sobredimensionar el empate de River.

    Saludos

  6. Anónimo 11:33 a.m.

    me parece que mr plow sangra por la herida. Boca en el Libertadores viene impecable (todos ganados), al torneo no le da bola. River, por su parte, viene mal en la Copa y en un nivel de mediocre para abajo en el torneo local.

    Si lo de Boca y River es desastroso como catalogar lo de equipos que estan debajo en la tabla y a aquellos que estan AFUERA de la Libertadores...

    saludos

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.