El buen fútbol viaja en Globo



Matías De Federico acaba de realizar una jugada maradoniana (aunque en ese afán comparativo que existe en el fútbol, también trae recuerdos del buen pie de Messi) y Javier Pastore le termina de poner un moño tras el rebote al medio que dio Bossio. La mujer, de pie en la tribuna, llora de tanto fútbol en los ojos.

Fue la imagen del partido. Huracán cerraba la tarde con un 3-0 sobre Lanús y dejaba, quizás, la mejor impresión de la fecha. Todo gracias a un equipo que sabe a qué juega, a jugadores talentosos que traen a la memoria de todo Parque Patricios aquellas tardes setentistas. "¿Reminiscencias de aquel campeón Metropolitano de 1973? Es exagerado compararlo. El equipo del 73 es irrepetible. Fue una cosa maravillosa de ésas que ocurren cada 100 o 200 años. Sí nos sirve como modelo", no dudó en advertir Angel Cappa al terminar el partido. Y cuando todos le preguntaron para qué está Huracán, él, fiel a su estilo, se animó a responder que "está para disfrutar este partido". Un disfrute que, en las primeras horas del lunes, se transformó en general entre el público futbolero (exceptuando primos azulgranas y rivales de turno).

Hace poco, en una entrevista que le dio a la revista El Gráfico, el ex ayudante de campo de Valdano habló sobre su manera de ver el fútbol, sobre el lirismo que lo identifica. "El menottismo es como los Reyes Magos: uno espera sus equipos con ilusión, sin saber que traerán. El Bilardismo es el tipo que te dice: Nene, los Reyes Magos son los padres", dijo y dejó en claro para qué lado pateaba. Ayer, Huracán le respondió como él prefiere: ilusionando.

Probablemente el Globo no saldrá campeón. Probablemente, por esas cosas del fútbol, pierda el próximo partido, o el otro. Pero tardes como la de ayer quedarán en el recuerdo. Más allá de resultados.
La mujer que lloraba se quedará con aquella postal sobre el lateral derecho, los hinchas que dejaron sus manos rojas guardarán las pisadas, el caño, el pase sutíl. Angel Cappa, el artífice de tamaña alegría (un poco de justicia: porque cuando pierden deben renunciar, pero cuando ganan todo es gracias a los jugadores), declaró una vez que "en el fútbol no se recuerdan los resultados, se recuerdan las emociones". Pregunten por Parque Patricios, si más allá del 3-0, el público no se fue feliz.

Escrito por San_Felipe en lunes, marzo 23, 2009. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

8 comentarios for "El buen fútbol viaja en Globo"

  1. MARCELO ARAUJO 2:15 p.m.

    SANFELIPE, NO TE HAGAS EL MENOTTISTA.
    DE NADA SIRVE SI EL PROXIMO PARTIDO A HURACAN LE ROMPEN EL TUJE.
    SOLO SIRVE SALIR CAMPEON, LO DEMAS NO SIRVE.
    Y CAPPA DE FUTBOL NO SABE NADA, EN EL FUTBOL SE RECUERDAN SOLO LOS RESULTADOS.

  2. De Federico ya habia hecho una jugada maradoniana contra racing (fue gol) y en cuanto al paladar futbolero, yo soy bielsista a muerte pero esta parte del Menottismo se acepta con mucho gusto.

    Un saludo

  3. Considero que Huracán intenta llevar a la práctica el discurso teórico (el cual muchos toman como "verso"), hay veces le sale bien y otras no.
    No quiero caer en frases que parezcan cursis... pero todos queremos lograr buenos resultados, nadie se opone a eso.

  4. Completo la frase que dijo Cappa sobre Bilardo en El Gráfico. "El Bilardismo es el tipo que te dice: Nene, los Reyes Magos son los padres, hace frío así que tomá un pullover para abrigarte"

    Me parece que la polarización Bilardo-Menotti es exagerada. El flaco no ha sido un gran técnico (a mi entender) ni tampoco fue el creador del Holanda del 74. No revolucionó el fútbol ni nada por el estilo. Me parece sobredimensionado aunque me acerco, por lejos, a su forma de pensar antes que a la del Narigón gaga.

  5. Cuanto hacía que no se hablaba tanto de Huracán, espero que no lo quemen.

  6. Que imagen la de la mujer llorando no?.

  7. Era hora que después de tanto tiempo el público quemero festejara. Saludos!

  8. Marcelo Araujo, si el próximo partido Huracán pierde, lo del otro día va a servir igual. Va a servir porque el lirismo no es lirismo porque sí, es una manera de sentir el fútbol, de sentir la vida, es una manera de ser. No es ganar y festejar. Es jugar, mantener una idea, respetar un estilo. Y, ahí sí, festejar.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.