El día que renunció José María Aguilar (o casi...)



"No me considero el dueño del fútbol, no soy propietario de ningún equipo, ni tampoco tengo jugadores. Simplemente trabajo en la industria de esta actividad, donde el producto fútbol es un negocio muy importante", respondía Carlos Ávila ante el dedo acusador de Javier Castrilli, allá por 1998. Ese día, el empresario paraguayo que empezó con un programa de golf y terminó consiguiendo derechos in eternum del fútbo nacional, tuvo que negar un supuesto interés de su empresa para que descendieran Huracán, Argentinos Juniors, Ferro y Platense, aunque, como para dejar todo bien claro, no dudó en decir que "por cuestiones de marketing sería beneficioso que haya un equipo de Tucumán o Corrientes en Primera". El tiempo le dio la razón.

En 1991 Ávila y su TyC hicieron el gran quiebre: la productora adquirió los derechos para transmitir en vivo un partido los días viernes. El arreglo se hizo a cambio de 1,75 millones de pesos. Una bicoca que tuvo que aumentar, dos años después, a 2,5 millones, tras la fuerte presión de los clubes. La cifra fue en aumento y se incluyó la televisación al Interior. Torneos y Competencias logró hacerse con el monopolio del fútbol, sin licitación mediante de AFA. Se agregaron partidos, se acomodaron calendarios, se sortearon fixtures a dedo y, aunque la cifra fue creciendo, Torneos nunca tuvo Competencia. “Existe una televisión de fútbol y asociados muy rica y un fútbol muy pobre. La riqueza que da el fútbol se la lleva la televisión”, resumió de la mejor manera Victor Hugo Morales.

Con un River con la soga al cuello, Ávila, el papá de Juan Cruz, decidió desembarcar en Núñez. Plata, tiene, contactos, le sobran, y poder, es lo que jamás le faltó. En diciembre ya había mandado una postal animada a los hinchas, ideal para las fiestas. "El 2008 tiene algo bueno, que ya se termina", se podía leer. "En 2009 voy a trabajar duro para cumplir tu sueño y volver a ver a River donde tiene que estar", continuaba.
Bendito 2009. Ni bien arrancó febrero, su sombra empezó a merodear con fuerza los pasillos del Monumental. En el medio de la novela Fabbiani y de los rumores de Gallardo, apareció Ortega, el ídolo, el referente que todos marcan como el salvador. Pero no llegó (o no llegará, ya que todo está atado a reuniones) solo. Cuando parecía que River no podía sentarse a negociar con Daniel Vila, el presidente de Independiente (Mendoza) y accionista de América24 (el canal que puso al aire las imágenes del Burrito intentando manejar borracho, y que motivaron la partida de Ariel a Cuyo), Vila torció el brazo. "Yo me siento a hablar con Carlos, es un amigo. Avila le está dando al hincha de River una enorme noticia. El de hoy fue el último entrenamiento de Ariel con nosotros", señaló en las últimas horas.

Lo que faltaba era un cruce mediático, un buen circo televisado. C5N fue el sitio elegido, el canal de otro Daniel, de otro amigo de Carlos. Por un lado Ávila y por el otro el tesorero de River (por teléfono). En el medio, Elio Rossi y Eduardo Feinmann. Sobran las palabras. Cansado de que Grinberg diera vueltas, él hizo el gol de la fecha: "Yo me hago cargo de mi responsabilidad: de la manera que sea Ortega es de River. Paguenle la prima, el sueldo, el dinero que yo puse lo puse yo y listo; el préstamo, que se olviden. Mañana me llaman. Yo soy hincha de River y quiero que juegue en River", lanzó.

Hoy se define todo. Por un lado, la CD (saliente, a este ritmo) estudia demandar a Carlos Ávila por haber comprados los derechos de cesión del pase del Burrito Ortega. Por el otro, el empresario quiere arreglar todo para que el jugador sea su bandera política, su primer paso fuerte en el camino al sillón.
José María Aguilar, el presidente, debe traicionar al hincha o bajarse los pantalones ante uno de los principales opositores que tiene el oficialismo. De concretarse la llegada del jujeño, Josema quedará más pintado que David.

Relacionado:
# El saludo de Carlos Ávila a los hinchas de River Plate [ArgentinaDeportiva]
# Daniel Vila: Llevando agua para su viñedo

Escrito por San_Felipe en jueves, febrero 05, 2009. Etiquetas , , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

12 comentarios for "El día que renunció José María Aguilar (o casi...)"

  1. Será un mafioso el paraguayo, pero prefiero gente que venga a hacer negocios con River, y no a vaciar al club como la cúpula dirigencial actual.

  2. por un momento me puse contento con el titular pense que ya habia renunciado aguilar. por otro lado me parece barbaro que inviertan en el club y más si es un tipo de negocios e hincha de river. lo que no se si es correcto es usar a Ortega como campaña. De todas maneras estoy entre Passarrella y Avila para votar.

  3. Ávila salió a declarar que "apoya la candidatura del Kaiser". Chau JMA.

  4. Muy bueno e ilustrativo sanfe, ahora bien, ¿Avila no va en teoría de candidato a presidente? ¿Por qué apoya a Passarella entonces?

  5. No son incompatibles los cargos?

  6. http://www.diarioshow.com/notas/2009/02/04/5310-maradona-idolatraba-a-cavallo.html

  7. Passarella como figura visible y Avila apuntando desde atras. Esa es la formula.

    Tremendamente Motivados

  8. Que el dueño de los derechos televisos a su vez maneje un club es absolutamente incompatible en cualquier país medianamente serio. En Argentina es bien visto.
    Ahora pregunto, ¿alguien en Fox/TyC/Ole/Canal 13 va a criticar a River?

  9. Aguante Avila, la tiene clara

  10. Leo: supuestamente Ávila se abrió de TYC, hace un tiempo hice un post al respecto. Ahora se dedica a Golf Channel y a ver al Millo en todo' lado' (con un gran "(?)")

  11. camino a mexico...

  12. Qué papelón... Cuando creía que Aguilar ya no volvería a sorprenderme, se destapa y tira abajo la vuelta de Ortega! Alguien de esta CD realmente piensa presentarse a elecciones, cuando que están todos muertos políticamente? Cuál es el puto problema de que Avila se anote el golazo de la vuelta de Ortega? Increíble, qué cáncer que son...

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.