El reino del revés

Ciertas máximas futboleras se aprenden cuando uno recién empieza a entender de que se trata ese deporte donde once patean para un lado y los otros once lo impiden, o patean para el otro. De qué hablamos cuando se habla del offside, por qué el arquero puede agarrar la pelota con la mano, siempre se debe insultar al árbitro, Racing nació para sufrir y a España le dicen mozo de telo, porque no puede pasar a los cuartos. Algunas cosas se entienden al instante, otras tardan su debido tiempo en comprenderse y las más fáciles resultan ser las últimas: cualquiera se da cuenta que los traumas históricos cuestan revertirse. Algo psicológico, quizás.

El último domingo de junio de 2008 no fue solamente el 181º día de este año bisiesto, ni el cumpleaños de Joan Laporta, ni un nuevo aniverario de la muerte del emperador mexicano Moctezuma II. El 29 de junio de 2008 rompió los moldes, quebró ridículos supuestos y quemó varios libros de historia. Fue la jornada en la cual nadó el pajaro y voló el pez.

España campeón de la Eurocopa 2008 titulan los diarios ibéricos. Racing se salvó del descenso a base de suerte, comentan por estos lares. Y cuesta creerlo.
Con minutos de diferencia, los astros se alinearon para transformar a "El Niño" en "El Hombre" y para hacer "Gigante" al "Enano". Dos realidades tan parecidas que se debían el mismo final.
España, "La Furia", festeja un título que se le negaba, celebra poder reencontrarse con una gloria que solo estaba reservada para señores mayores, para abuelos y padres que vieron algún resabio de viejas batallas. Y desde acá, desde las tierras que fueron pobladas por muchos españoles en los últimos cien años -no me refiero a los otros, asesinos- da cierta alegría saber que cruzando el océano, aquellos que hablan el mismo idioma que uno no pueden dormir, no pueden pegar un ojo en este comienzo de verano ideal. Playa, Copa y delirio futbolero. ¿Qué más se puede pedir?. Todos de rojo todos, todas las calles todas, todo repleto de gente que vuelve a sentirse parte de algo.

Y acá nomás, a quince minutos del centro, sin mares ni colonizadores, también existe el mismo sentimiento. Un club que dejó de existir, para luego renacer, que tuvo que ser gerenciado para volver a coronarse tras una sequía de 35 años y que volvió a caer. Un club que hace tres temporadas que solo suma derrotas, ganó. Su tercera victoria del año, aunque usted no lo crea, significó casi un campeonato. Fue el triunfo necesario, el éxito que lo rescató a Racing del borde de la cornisa. Empate allá, partido ganado acá y chau Promoción!. Sufriendo, como uno sabe que marca la historia de Racing, como uno lo aprendió allá hace tiempo. Como aquella máxima que decía que Racing y España no pueden ser felices, pero que ayer, en una fecha para enmarcar, dijeron basta, hasta acá llegamos. Algunos transformándose en Reyes de Europa y otros intentando marcar un punto de partida, un nunca más. España es campeón y el hincha de Racing tiene un lunes feliz. Un guión propio de cualquier añeja canción de María Elena Walsh.

Escrito por San_Felipe en lunes, junio 30, 2008. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

2 comentarios for "El reino del revés"

  1. Muy buen post...y me alegra de sobremanera lo de España. Muy merecido

  2. Alejandro 7:35 p.m.

    excelente relacion la que hiciste!
    un abrazo

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.