Un balance que toma color: azul y amarillo

No sé si comprarme este llavero en oferta o el simpático poster de Gasparin (a.k.a Casper)

La Copa Santander Libertadores (ex Toyota, ex Copa de Campeones de América, ex la Copa que no tenía mística hasta el año 2000 y que importaba menos que el torneo local) dejó varias sorpresas tras dos días donde se definieron varios cruces de los octavos de final y tan solo una confirmación: los xeneizes empezaron a ajustar las piezas para ir por otro título continental.

¿Cómo es esto? Sí, si bien hace un tiempo hablabamos del mal momento de Boca cuando debía jugar de visitante y de las estadísticas que marcaban que el último campeón no había obtenido éxitos frente al Cruzeiro, a la hora de viajar a Brasil, también aclarabamos que empezaba el momento donde "la camiseta y la historia son más importantes que el fútbol". Y así fue. Los dirigidos por Ischia limpiaron por completo al equipo azul y se llevaron sendas victorias en la serie. El sentimiento de que Boca gana los partidos que debe ganar, se escapa de los momentos complicados y que empieza a calentar motores de cara a la definición de la Copa ya está instalado. Hay olor a que, aunque nunca sirven las profecías en el fútbol, pocos equipos pueden hacerle frente si se propone el objetivo continental. Riquelme y Palermo prometen finales ante la prensa y, luego del éxito en tierra brasileña, todo hace pensar que no dejarán la promesa incumplida.

¿Y el resto de los argentinos?. Un tema aparte es el partido de hoy entre River y San Lorenzo. Se para el país (?), se respira un duelo que sí o sí tendrá grandes ganadores y grandes perdedores. El lema es matar o morir, aunque sea solo un partido de fútbol (o dos). Pero preferible hablar de mañana de lo que fue y de lo que vendrá.
Los que ya quedaron afuera son Lanús y Estudiantes. El primero viene último en el torneo, luego de ser campeón, y la Copa era la única vía de escape, pero ni allí hubo respuestas. El Atlas de México se encargó de eliminar al Granate y de ponerle el punto final al ciclo de Ramón Cabrero, quien le dejará el lugar a su ayudante, Luis Zubeldía. El excelente trabajo realizado en el fútbol base, no pudo tener una coronación a la altura de las circunstancias. ¿El consuelo?. Lanús (junto a Caracas FC) ya se encuentra clasificado para la Copa Libertadores 2009. Habrá revancha para un equipo que merecía otro cierre para la temporada 07/08.
Por el lado de Estudiantes, la eliminación tuvo cierto tufillo a sorpresa. Más allá de que Liga de Quito mostró un buen nivel, no se encuentran justificativos para hablar sobre la nefasta semana del Pincha. En cuestión de días perdió en Ecuador, cayó ante Argentinos y el gol de visitante lo dejó afuera en La Plata. Un combo que Sensini jamás imaginó y que tendrá como única salida el torneo Clausura, donde el equipo de Verón y cia. marcha puntero.

De aquellas 5 plazas en octavos, el número se reducirá a 2. Boca y el ganador del partido del año (?) serán los representantes locales en cuartos de final y si pasan serán rivales en semi (por eso de que no pueden jugar juntos la final). Cada vez somos menos, aunque el último campeón sigue flameando la bandera.

Escrito por San_Felipe en jueves, mayo 08, 2008. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

1 comentarios for "Un balance que toma color: azul y amarillo"

  1. "ex la Copa que no tenía mística hasta el año 2000 y que importaba menos que el torneo local"..

    No dejás de ser una gallina amarga a pesar de tu buena gramatica y tu elevada sintaxis..

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.