Entre el cielo y el infierno

Más allá de la podredumbre que demuestra el fútbol argentino en cada uno de sus encuentros, es posible afirmar que la realidad de cada institución se refleja casi de forma inequívoca en su situación deportiva. Salvando a Huracán –cuya excepción confirma la regla-, el buen momento institucional de algunas entidades las catapultaron a lo más alto, mientras que otros legendarios clubes, merced a la ineficacia y deshonestidad de sus directivos, derramarán lágrimas de sangre en pos de no perder la categoría.

No está demás refrendar el auge económico y organizacional de clubes como Estudiantes y Lanús, clásicamente denominados chicos, que apostaron por un fortalecimiento en todas las latitudes, cuyo resultado se observó en los últimos tiempos en el rectángulo de juego.
Hoy el Pincha está en condiciones de comprar al paraguayo Bogado en una suma que supera el millón de dólares, mientras que en el Sur se dieron el lujo de rechazar un ofrecimiento de cinco y medio por su goleador José Sand por quien, paradójicamente, también realizaron una inversión importante un año atrás. También podría incluirse en este rubro al jerarquizado Arsenal de los Grondona, que a pesar de las ayudas, denota un crecimiento constante e indiscutible.

En la otra vereda, que lamentablemente se ve mucho más poblada, encontramos a clubes de notoria preponderancia en décadas anteriores, y que hoy se lamentan por los groseros desaguisados de algunos gobiernos. Así las cosas, los dos clubes de Rosario junto a Racing, tendrán un primer semestre que afrontarán con el sufrimiento hecho carne y la calculadora permanentemente en mano.
En la Chicago Argentina, se vislumbras realidades similares pero con horizontes diversos. En Rosario Central, la asunción de Horacio Usandizaga en la presidencia le brindó una cuota de esperanza a un club devastado, que en la última década sufrió en carne propia a directivos que en la actualidad desfilan por los tribunales tratando de explicar lo inexplicable. Resulta inevitable suponer que Central no pelearía el descenso, si quienes lo comandaron vendieron por 75 millones de pesos en dos años y medio, y en la actualidad la deuda oscila esa misma cifra. Una aberración lisa y llana.
Del otro lado, y a pesar del buen Apertura que culminó, la masa rojinegrao su gran mayoría- continúa luchando contra la dictadura de Eduardo López, quien desde hace doce años eliminó la democracia del club y hace algunos meses culminó su gran obra impidiendo la inscripción de nuevos socios. Todo esto sin mencionar que aquellos que alzan la voz en contra del mandamás reciben el despiadado castigo de la fuerza de choque.
Por su parte, Avellaneda se debate entre un Independiente que refacciona su estadio y reúne dinero para sumar refuerzos, y un Racing harto de los impresentables gerenciamientos, que desconoce si hará pretemporada y aún adeuda dinero por incorporaciones de dudosa procedencia.

Habrá que agradecer que, así como no hay una tabla de posiciones para las hinchadas, tampoco se evalúa en puntaje a la realidad económica e institucional de cada club. Es que de ser así, habría varios que hace rato jugarían en las categorías del ascenso. Y muchos otros que por su accionar, en un país serio, deberían estar hace tiempo tras las rejas.

Relacionado:

Escrito por Anónimo en viernes, enero 04, 2008. Etiquetas , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

2 comentarios for "Entre el cielo y el infierno"

  1. Trepanador 5:07 p.m.

    No si da para el ejemplo... pero seria bueno citar como una institucion en franca recuperacion (?) a mi querido Chacarita Juniors que, hablando en serio, tiene una dirigencia que le esta devolviendo la esperanza a los socios. Eso si, le robo la idea a un viejo y nefasto dirigente del club.... "Si dejamos de robar por 2 años...." se acuerdan?

  2. Valga la aclaracion que los mismo que sucede en NOB (sin democracia interna, cancelando elecciones, sin inscripcion de nuevos socios, con una barra adicta a los dirigentes en el poder) sucede desde hace una decada en el Boca del acutla intendente de la Ciudad de BUenos AIres y a nadie parece importarle.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.