Australia Open 2008: Una pareja muy poco despareja

El viernes estuve a punto de escribir algunas líneas sobre por qué no quería, ni aceptaba (?), que Federer sea eliminado, pero preferí esperar, el tiempo pasó y el tema ya es parte de la historia [ver "lo que cae si cae Roger"].
Los fundamentos, vagos por cierto, se basaban en poder ver a Roger superando a Sampras en Wimbledon -antes debía obtener Roland Garros, con tintes de hazaña-, en seguir disfrutando del hombre que no se cansa de romper récords, de ganar títulos y de ser el mejor del planeta con una raqueta en la mano. Motivos egoístas posiblemente, pero que son un móvil de disfrute.
Un tal Jo Wilfried Tsonga, enfundando tras su parecido físico con Alí, eliminó a Nadal, mientras que Djokovic rompió los engranajes del reloj suizo y confirmó eso de dejar de ser una promesa de buen tenis para poder seguir escalando en el ranking a ritmo vertiginoso.
La final, con la insólita ausencia de los dos primeros peldaños del podio mundial, nos trajo un nuevo campeón y una brisa de aire fresco en un tenis con rasgos de duopolio. No hubo Federer, ni sueños de récord a corto plazo, ni Nadal. El jugador que mejor imita a sus rivales empezó a mostrar cosas serias y se llevó su primer Grand Slam y la posibilidad contreta de estropear el status quo reinante.
Cuando uno ve a Novak tirado sobre la nueva superficie australiana logra entender que su éxito era necesario y que el conservadurismo deportivo (?) muchas veces nos priva de triunfos que valen la pena, por el tenis mismo o por saber que un nuevo protagonista entró en un negocio reservado para pocos.


Glamour, belleza y marketing son tres patas fundamentales para crecer dentro de la rama femenina. Vestirse bien, o ser bien vestida, tener una cara angelical y un físico más cercano al de una modelo top que al de una deportista de elite y poder contar con el apoyo de las grandes marcas forman un combo ideal, muy difícil de encontrar en una casa de comidas rápidas.
De todas formas, como sucede con casi todo en la vida, nada es posible sin una cuarta pata basada en la habilidad, los conocimientos y demás etcéteras ligados al desempeño deportivo. Y allí está María Sharapova.
La rusa de 20 años venció a Ana Ivanovic por 7-5 y 6-3, festejó su tercer torneo major y logró anotarse un poroto interesante al derrotar sorpresivamente a Justine Henin, algo así como Federer pero con pollera.
La joven que grita en exceso ante cada tiro dio el gran golpe y sueña con transformar en realidad todo aquello que se espera de ella. Su supuesto novio se consagró el domingo, pero ella pudo conquistar el trofeo un día antes en un partido feo disputado por lindas.
El duelo de la morocha y la rubia, la serbia y la rusa y Nike y Adidas quedó en manos de Masha, quien ahora ya fijó un nuevo objetivo y espera apuntar todos los cañones hacia Beijing. El público, como siempre, agradecido.

Escrito por San_Felipe en lunes, enero 28, 2008. Etiquetas , , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

3 comentarios for "Australia Open 2008: Una pareja muy poco despareja"

  1. che estan todos los menus rotos x el coso de photobucket :S

  2. La verdad me sentí un poco triste con la derrota de Roger y me siento muy identificado con el encabezado del post;lo que pasa que parece tan buen tipo y verlo jugar es todo un placer visual.
    Pero también hay que admitir que Nole lo merecía,es un gran jugador y entre él y Nadal se van a disputar todos los torneos importantes en el futuro.

    Con respecto a las chicas me sorprendió la facilidad con que María le gano a Justin en semis,personalmente quería a Dani en la final pero solo por un tema pajeril,ella es tan linda^-^.

  3. ed flanders: gracias por avisar, también tuve sms y mails (lo q es la tecnología (?)) comentando lo mismo
    por ahora arreglaron algunas imgs veo, pero por las dudas backupee por si hay que meter mano en el html

    abbi: coincido plenamente

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.