Arsenal se hizo un lugar en la historia

Cosa maravillosa, cosa de no creer. Arsenal de Sarandí se consagró, en la noche de ayer, campeón de la Copa Sudamericana 2007 y otro equipo chico volvió a hacer ruido a lo grande en cuestión de horas.
El partido de vuelta de la final de la otra mitad de la gloria (?) fue para el América de México, que ganó por 2 a 1, pero pesaron los goles conseguidos por el Arse en condición de visitante (había ganado 3 a 2 en el DF) y los números favorecieron al conjunto dirigido por Gustavo Alfaro.

El partido parecía ser un trámite sencillo para los del Viaducto, quienes tras el éxito logrado en tierra azteca partían como favoritos, pero todo se complicó tras un centro de Óscar Rojas que Cristian Díaz no supo despejar y metió dentro de su propia valla. El autogol (?) hizo despertar a los locales, que parecían nerviosos, y empezaron a incrementarse los ataques sobre el arco de las Águilas, pero los palos, la mala fortuna y la falta de costumbre ofensiva (?) atentaron contra un posible empate en la primera parte.
En el segundo tiempo, Arsenal salió a controlar el partido pero una gran jugada del visitante terminó en un buen gol de Juan Carlos Silva y la ilusión del conjunto argentino parecía empezar a desmoronarse.
Ante este panorama, muchos se preguntarán ¿dónde se pueden encontrar las razones para que el América no se haya consagrado campeón?. En primer lugar hay que mencionar que el árbitro no dudó en favorecer al local ante cada jugada dudosa -aunque su trabajo fue bueno, siempre pareció tener manos más firme para uno de los bandos-, mientras que en segundo término no debe dejarse de lado el cambio realizado por Brailovsky en el minuto 70: chau López, hola Ismael Rodríguez; adiós ataque, bienvenido el despertar anímico de Arsenal.
A partir de ahí el partido fue otro. América renunció a cualquier intento de cruzar la mitad de cancha y Alejandro "Papu" Gómez comandó una ofensiva con lanza en mano (?). En el momento más importante de la historia del club made in Grondona, se le quemaron los papeles al recatado Alfaro y puso en cancha a Raymonda, Gómez, Calderón y Biagini. El mensaje fue claro y la actitud se transmitió dentro del campo de juego.
En el estadio Juan Domingo Perón se empezó a respirar la idea de otra hazaña, de otro gol sobre la hora, de otro grito agónico. Y así fue. A los 83', Andrizzi controló la pelota dentro del área, se fue tropezando entre los defensores mexicanos, pero logró levantarse y cruzó un disparo con destino de gloria.
De ahí en más solo pasaron minutos vacíos de contenido. La estúpida expulsión a Castroman -estúpida por la reacción del problemático delantero- y un cruce de palabras entre varios jugadores solo matizaron la espera de un final que se decantaba segundo a segundo.
El pitazo de Óscar Ruíz decretó el final del cotejo y las banderas celestes y rojas fueron el decorado ideal para el clásico We are the champions y los papelitos plateados. Arsenal obtuvo un título continental y no es poca cosa. Más allá de ser un certamen ideal para la época de lactancia (?), los merecimientos para un equipo pequeño son valederos. Porque más allá de su relación directa con Mr. Todo pasa, los que eliminaron a San Lorenzo, Goias, Chivas y River fueron los jugadores y no los escritorios. Pero la lupa sobre Arsenal siempre será demasiado grande, y con razón. Las dudas de los arbitrajes -que no ganan partidos pero inclinan la cancha-, las sospechas sobre una institución que casi no tiene socios pero es modelo económicamente y los interrogantes en cuanto a incorporaciones que eligen al club de Sarandí en detrimento de clubes más pretenciosos son temas que siempre quedan picando en la cabeza de cualquier hincha del fútbol.

Lo que sí es seguro es que a los hinchas de Arsenal poco les importará ser señalados. Hoy gozan de un título internacional, de jugadores ninguneados por clubes grandes que llegaron a Sarandí motivados por las Copas y de la capacidad de Gustavo Alfaro para no hacer equipos brillantes -desde el juego- pero para saber manejar este grupo a fuerza de motivación y sabias palabras. Arsenal es el campeón de la Copa Sudamericana y escribió la página más importante de sus 50 años de vida.

[Último minuto de juego / Arsenal 1 vs América 2]

Algunos puntos que no pueden pasarse por alto del cierre del encuentro: 1) los jugadores del América se retiraron con muchisima bronca con el arbitraje. El gesto de "acá pagaron para salir campeones" fue repetitivo en la partida hacia el vestuario; 2) una vergüenza lo realizado por Fox Sports y Arsenal en el vestuario local: los medios acreditados no pudieron realizar notas al campeón -salvo algunas palabras de Gómez y Matellán, en la puerta del micro, y de Julio Grondona (h)-. Sabemos que esto sucede cuando TyC o Fox tienen derechos sobre el evento, pero es una falta de respeto para la gente que estaba ahí solamente para cumplir con su trabajo. Todos putos (?).

# Arsenal de América (Dame Pelota)

Escrito por San_Felipe en jueves, diciembre 06, 2007. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

7 comentarios for "Arsenal se hizo un lugar en la historia"

  1. martinizing10 7:07 a.m.

    San_Felipe, fuiste a la cancha? Ese video es tuyo?

  2. más allá de toda sospecha, bien por el Arse... creo que hasta esbozé una sonrisa con el gol de Andrizzi...

  3. Para mí es todo muy sospechoso...pero el trabajo de Alfaro fue excelente.

  4. Comparto con note...
    No sentian que todas los fallos divididos se los daban al equipo de don julio??
    Igual el gol fue re de pelicula, el loco se cayo y se levanto y despues se emociono. No le falto nada.

  5. No se puede dejar nunca de pasar por alto la relación con El Padrino, pero en este caso me parece un poco forzada. Si uno se fija solo en lo que paso en la cancha y se olvida por un rato de que es Arsenal y todo eso, se da cuenta que fue recontra meritorio.

  6. martinizing10: así es. La bendita acreditación anual (?).

  7. Nótese que el segundo gol mexicano ocurre precisamente cuando la hinchada del Arse está más ocupada festejando la presencia de Maradona en la cancha que alentando al equipo o mirando el partido. Por un momento, fue un castigo divino.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.