Crónica de una renuncia anunciada

Se terminó. El segundo ciclo riverplatense de Daniel Passarella ya es historia. Tras un miércoles complicado, el jueves cumplió con su palabra -"si no gano nada me voy"- y abandonó el barco tras dos años de navegar sin norte, brújula ni hojas de ruta (?).
¿Es el único culpable de ello? No, pero tiene cierto grado de responsabilidad. La dirigencia no ayudó, los jugadores no respondieron, las urgencias económicas fueron más importantes que los proyectos y él jamás pudo escaparse de sus palabras premonitorias. Su paso por River dejó más tristezas que alegrías, más errores que aciertos y más vergüenzas que orgullos. El público disfrutó de bailes orquestados ante el clásico rival -el último fue el más fiel ejemplo-, algo que se le negaba a Daniel en su primera etapa, de buenas producciones cuando la moral de los jugadores lo permitía, pero también se llevó guardado en sus retinas los partidos ante Caracas, la eliminación en primera ronda de una Copa Libertadores, los continuos tropiezos a la hora de rendir exámenes importantes -leáse "cuando hay que ganar para no perderle pisada a los punteros"- y diversos errores tácticos que valieron más de un reproche.

El pasado pisado. Ya suenan por los pasillos del Monumental los nombres de los futuros reemplazantes. Se habla de un posible contacto con Carlos Bianchi, se vuelve a comentar el nombre de Diego Simeone, se rumorean almuerzos de trabajo con Ramón Díaz y se rellena la lista con Claudio Borghi y Américo Gallego. Aunque la danza de técnicos será interminable de acá al futuro nombramiento. ¿Orden y progreso o revolución productiva? ¿Un perfil de Ingeniero o un estilo riojano?. José María Aguilar se juega el pellejo y ya hay muy poco márgen para un error de cálculo.
Por aquellos pasillos es donde pude grabar el video que acompaña el post. La información que brinda el celular dice que fue a las 00.24 del 15 de noviembre, segundos después de que Daniel pise el verde y machucado césped millonario por última vez -del segundo ciclo, al menos-. La imágen es desprolija y fue capturada de imprevisto, pero refleja un momento alla helicóptero de De la Rúa. En medio de pocas súplicas para que permanezca en el cargo y de fotos de ocasión, el entrenador oriundo de Chacabuco caminó entre los hinchas y fue acompañado hacia la puerta de salida del club. Así, se terminó retratando, mediante una grabación poco seria, un momento casi histórico.
Habrá que ver cuando será la hora de que las renuncias se transformen en vueltas olímpicas y las despedidas sean con la frente en alto. Fantasía o realidad, a esta historia le da igual.

Escrito por San_Felipe en viernes, noviembre 16, 2007. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

4 comentarios for "Crónica de una renuncia anunciada"

  1. Mathias 2:29 p.m.

    Por lo menos se termino la dictadura (?).Guarda que el que esta tres comentarios mas abajo debuto con Ramon Diaz

  2. Tremendo artículo. Coincido al 100% con tu opinion.

    Todos los hinchas quisieran a Ramon, pero con la dirigencia que hay actualmente, es demasiado dificil.

  3. Anónimo 4:15 p.m.

    esto me hace acordar a la situacion politica y economica de argentina del 2001, que pedia lña gente ahi? Que se vayan todos!!! bueno los hinchas de river ahora deben pedir que se vayan todos: dirigentes, tecnicos y jugadores!!! river gasto un monton de plata y sin embargo es humillado por clubes chicos en torneos internacionales
    saludos
    www.showdelanoticia.com

  4. anónimo: fue en joda la comparación, no?

    Morirse de hambre, no tener laburo ni perspectivas de nada no se compara a ser "humillado por clubes chicos". Eso no es un problema, es un complejo de hincha de "equipo grande".

    Y con el "que se vayan todos" quedó demostrado que no se fue nadie. Siguen estando los mismos.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.