Murió Antonio Puerta

En menos de una semana, el mundo del deporte sucumbió con dos casos que invitan a pensar. En primer término, la intervención de urgencia al rugbier Martín Gaitán, que afortunadamente se encuentra en plena recuperación y puede contar, casi a modo de anécdota, lo sucedido.
Pero aquella alerta se convirtió rápidamente en un problema mayor cuando Antonio Puerta sufrió varios paros cardiorrespiratorios luego de desmayarse en pleno Sevilla - Getafe. Y, lamentablemente, esta mañana sucedió lo que tanto temíamos: el defensor del Sevilla, con tan sólo 22 años, con partidos en la Selección en su haber y a un mes y medio de ser padre, dejó de existir por haber cometido el "pecado" de cumplir su viejo anhelo de ser futbolista profesional.

Seguramente ahora vendrán los dedos acusatorios contra médicos y dirigentes, aunque es muy probable que dentro de dos semanas el hecho pase al arcón de los recuerdos y como le gusta decir a Joseph Blatter, “el show deberá continuar”. Sabido es que las sociedades necesitan grandes tragedias para replantearse algunos conflictos de raíz. Argentina es un claro ejemplo de ello.
Lo fundamental en este tipo de situaciones es no perder la cordura ni tomar decisiones drásticas que lleven a mantener el status-quo. Es decir, de nada serviría dar de baja al cuerpo médico del Sevilla y esperar que se produzca un nuevo "caso Puerta". Es tiempo de tomar el toro por las astas, realizar un profundo análisis y encontrar todo lo que se está haciendo mal alrededor del deporte de alta competencia.

No elegimos ser médicos y no estamos autorizados a señalar responsables, ni siquiera con los testimonios de facultativos que en las últimas horas abundan. No sabemos si se trata de sobrecarga en los entrenamientos, de excesivas presiones o simplemente de problemas congénitos que la medicina no puede alcanzar a detectar. Cualquiera sean las causas, como futboleros, y fundamentalmente como hombres de bien, exigimos que "el caso Puerta" siente un precedente para no tener que lamentar más víctimas en el deporte.
Para finalizar, aunque las distancias nos separen, dejamos nuestras condolencias para un pibe de apenas 22 años que murió haciendo lo que más disfrutaba: jugar al fútbol en el club que se crió. Se fue con muchas ilusiones en su haber y con algunos sueños ya cumplidos. A pesar de su juventud, por sus logros (cuatro campeonatos con Sevilla y debut en la Selección española) estaba llamado a hacer historia. Hoy lamentablemente hizo historia pero de la manera más dramática. Deseamos y auguramos que sirva, por lo menos, para que no suceda nunca más. Hasta siempre, campeón.


[Escribieron: Guille Fechenbach y San Felipe]

Escrito por San_Felipe en martes, agosto 28, 2007. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

7 comentarios for "Murió Antonio Puerta"

  1. Realmente triste, un chico tan joven. En fin es difícil añadir nada más, solo que su familia tenga el apoyo de la gente.

  2. ademarista 5:53 p.m.

    precioso articulo

  3. Sepp Blatter? El que hizo seguir el show (Copa de Confederaciones 2003) con un jugador (Marc Vivien Foe, de Camerún) muerto frente a sus narices?

  4. Según pude escuchar en la Cadena Ser, que entrevistaron a varios especialistas, la enfermedad de Puerta (displasia arritmogénica del ventrículo derecho) solo es detectable si se realizan estudios por otra cardiopatía asociada. Es decir, que no aparece en electrocardiogramas ni ecocardiogramas.

  5. Yo no vi el partido ni el momento del desmayo... ¿alguien sabe si le hicieron RCP?, ya que lo que mató a Puerta no fue la cardiopatía en sí, sino la hipoxia que afectó a sus tejidos (principalmente el cerebro, que no puede sobrevivir más de 20 min. sin oxígeno).

  6. lo increible es q salio caminando de la cancha en el partido contra el getafe.
    FUERZA PARA LA FAMILIA PUERTA!!!!!!

  7. Tambien murió Chaswe Nsofwa en Israel y Google News tira sólo cuatro noticias.

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.