El "Riesgo River", un índice que no detiene su alza

Cuando hace un año escribí en La Redó! sobre un fin de año apocalíptico en la institución de Nuñez presagiaba lo peor de lo peor. El presente (ahora pasado demasiado imperfecto) no era el mejor, los problemas internos no detenían su marcha, el mal manejo dirigencial era costumbre y el momento deportivo no dejaba lugar a grandes aspiraciones. Resulta que el destino me jugó una mala pasada y en el último diciembre los helicopteros no salieron despavoridos desde la terraza de Rivermanía ni existió un símil estado sitio en las cercanías de Udaondo y Figueroa Alcorta. Así, la gestión Aguilar siguió su marcha.

Un año después todo sigue por el mismo camino. Nada ha cambiado en un club donde todos los domingos parecen ser martes y trece. Y para peor, está inmerso en una crisis que crece día a día.
Lo que no queda claro es cuál es la distancia exacta entre lo que estoy escribiendo hoy y el precipicio. ¿Hasta donde puede aguantar este club centenario?. Y otra duda que me surge es ¿quién está realmente detrás de todo?. El presidente de River no habla (porque no le conviene), la comisión directiva no actúa (porque no lo hizo en los últimos tiempos), la barrabrava acuchilla, lesiona y mata pero se declara inocente, el fútbol (aquél que daba estabilidad) está devaluado, los ídolos se van y el técnico no hace otra cosa que buscar excusas. Los balances se dibujan, los intermediarios tienen vía libre en los pasillos del club, la plata sucia es moneda corriente y las actividades propias de un club social no son redituables. ¿A quién le conviene?. La incógnita llega hasta el punto de saber qué es realidad, qué es ficción y qué es una realidad ficcionada.
Si el Grupo Clarín (histórico pro-Boca) es quien informa, al menos da para pensar. Si es noticia la pelea en los quinchos de River (tapa incluida en sus medios) o si es fácil poner en un noticiero el desastre que existió en el playón del Monumental, suena raro que no pase lo mismo cuando "La 12" hace lo suyo pero Boca Juniors no sufre clausura de su estadio en plena definición de la Copa Libertadores o un título sirve para ocultar la pelea en Uruguayana. Negocios son negocios. De todos modos queda claro que sirve muy poco explicar el pésimo momento de River comparando. Ni es necesario ocultarse detrás de otros clubes para poner la basura debajo de la alfombra y seguir todos felices y comiendo perdices. Solo vale la pena pensar lo dicho, debatirlo. Provoca cierto ruido creer que ahora muchos periodistas son expertos en barrabravas. Porque un experto en política o economía me anuncia lo que puede venir, lo intenta comunicar, pero acá todos explican después de que sucede lo peor. Si todos sabían lo que pasó con las camisetas reservadas en Rivermanía por una fracción de la barra, ¿por qué no hablaron para que quizás no exista el asesinato de Acro?.
Ahora ya ni se entiende si manda Alan o Adrián, si Aguilar y sus secuaces están detrás lo que sucedió o si el culpable proviene de otro lado. River es un gran signo de pregunta.

El fútbol se suspende, pero el problema de fondo no tiene freno. El plantel es rico en jugadores pero el olor a un título parece muy lejano: hasta que no se extirpe el tumor, no habrá paz interna. Aunque muchos creen que todo se soluciona ganando, parece que esto es más grave. ¿Cuánto va a resistir el verdadero hincha de River a un equipo sin alma como el que vio en los últimos meses?. El contrato que Daniel Passarella defiende a rajatabla parece hasta provocador. Y pensar que pasaron Pellegrini, Astrada o Merlo, que en esos años "se ganó algo". Todos se fueron por cosas menores, en comparación, pero ninguno pudo igualar al ciclo de Ramón. La gente comparó y el pulgar apuntó hacia abajo, sin importar semifinales de Libertadores, nuevas paternidades o títulos locales. "Aguilar sin vergüenza, Passarella sin ideas, jugadores sin sangre, River sin rumbo", rezó una de las tantas banderas -en protesta- de los últimos tiempos. Un resumen exacto del opaco presente riverplatense. Un club donde nadie entiende nada, donde no se logra diferenciar lo que realmente sucede de lo que comúnmente se exagera. Las respuestas no existen (o no las quieren dar), los cuestionamientos se multiplican y los responsables se alejan de cualquier vestigio de culpa. El mediático diciembre de 2001 regresa a mi mente (al igual que en el post citado al comienzo) y el "riesgo River" vuelve a ser tan importante como aquellos números que anunciaban la debacle económica. La cruel lucha por el poder, la ambición y los manejos pocos transparentes ayudan a que el mismo crezca y se transforme, en esta época, en el más grande, lejos.

Escrito por San_Felipe en martes, agosto 14, 2007. Etiquetas , , . Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada mediante el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o trackback a esta entrada

11 comentarios for "El "Riesgo River", un índice que no detiene su alza"

  1. San Felipe,no se si coincide con tu vision, per tengo que decir que ojala haya un 19/20 de diciembre en River.....creo que seria el unico modo de parar a estos hijos de puta.

    Ahora,persando en lo que es el socio promedio de River (un pelotudo al cual le importa mas la canchita de squash que el futbol -el cual es el que le da los ingresos para bancar todas las actividades de River,siendo que si no se mantiene como debe es como matar la gallina de los huevos de oro-), lo mas probable es que, si se va Aguilarcha haya Rojiblanca SA.

    Sad but True.

  2. desvirtuando...

    hablando de homenajes...
    San Felipe: busca el "Himno a Riquelme" de Estopa,es un canto a la verdad.....

  3. Si llegaría haber una Rojiblanca S.A
    me dedico al golf??

  4. Lo de Blanquirroja S.A. lo desarrollaron magistralmente los genios de la Barcelona el mes pasado: "Advierten que River ´va hacia una inexorable racinguinzación´".
    Y espero, u rola, que el 20/12 que deseás, en el caso que se produzca, no sea seguido de la presidencia de un mafioso del conurbano rechazado por el voto popular y luego por la de un sinvergüenza corrupto y sin escrúpulos.
    Es obvio que Aguilar es mucho mejor que ellos(?).

  5. muy buen analisis che.. saludos.

  6. que paso con las casacas en rivermania?????????? pueden contar eso, por que no salió en nigun lado

  7. Creo que el año pasado entraron los Borrachos del Tablon a Rivermania un dia y se llevaron un monton de cosas, en especial las casacas, de esas caras (?) con numero y nombre, que en total no se a cuanta guita equivalian (pero era mucha). Igual Aguilar lo tapo bastante bien esto, pero salio.

  8. Anónimo 1:30 p.m.

    Las camisetas se las afanaron en julio de este año. Me parece una ridiculez atacar a Clarin por ser pro Boca, con todas las cosas que habría que decir de la página de deportes de ese diario. Si van a caer en la pelea River Boca, para solucionar el tema de las barras, le van a errar fiero, son todos asesinos, todas las barras son delincuentes, si no entendemos esto, no hay solución.

  9. Si te fijás bien digo justamente que caer en comparaciones es una burrada, solo dejo en claro una situación que me parece que da para debatirla (como puede ser el trato que tienen con Nestor K). Es tan pelotudo el barra de River, como el de Boca, como el de Atlas (?).

  10. Como nos quieren ver caer!
    Ni sueñen con ver a river como racing, pierden el tiempo.
    Se han pasado peores

  11. el principe 1:22 p.m.

    River S.A.?? nooo river es muy grande muchachos. Es el pais menos algunos, no se olviden...

¡Dejá tu comentario!

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Si un usuario incluye en sus mensajes algún comentario inapropiado, el mismo será eliminado.